Revista sobre Literatura, Artes y Espectaculos, Periodismo y Comunicaciones de HISPANORAMA

Image and video hosting by TinyPic

Lecturas Recomendadas sobre Literatura Hispánica

DESDE LA TIENDA DE LA EDITORIAL IBEROAMERICANA "ALICIA ROSELL"

OS RECOMENDAMOS LAS OBRAS DE NUESTROS AUTORES.

--

http://tienda.aliciarosell.org/index.php?route=product/product&product_id=53



Radio Hispanorama Literario On Line

Archivo cultural

Legado artístico


Reinaldo Edmundo Marchant


ASTRID FUGELLIE - "ANTOLOGÍA, 40 AÑOS DE POESÍA (1955 - 2007)"


Con un sello particular, la obra de Fugellie es frágil, casi maternal, es como la geografía de Chile y

América juntas, con destellos de sus habitantes, sus historias, tragedias, diásporas, la magia que desentraña a esas razas que llegan y desaparecen.





El libro “Antología, 40 años de Poesía”, de Astrid Fugellie, reúne la mejor producción lírica de esta poeta magallánica, referente indispensable del panorama cultural de las últimas décadas.

Cuenta con un amplio, redondo y excelente prólogo de Raúl Zurita, Premio Nacional de Literatura, quien destaca su lírica en las letras chilenas, desmenuza la impronta de sus poemas, recorre el largo itinerario de su propuesta y señala, con insistencia, el valioso legado artístico de la autora.

Lo que indica Zurita no es una exageración: es un merecido reconocimiento a una intelectual que ha desarrollado un trabajo artístico cultivando la imaginación, la exploración lírica y los procesos naturales en el manejo de la palabra.

El mejor cuaderno para escribir que utiliza esta poeta es el silencio, la soledad y el estudio constante.

Astrid Fugellie, es una poeta de tomo y lomo. Es y vive como tal, sin pose ni un acostumbrado arte de birlibirloque. Sus versos y estrofas devienen en lo unitario y armónico, culminando en un discurso pleno, que resalta en esta esperada Antología personal.

Proviene de la soledad y el frío de Punta Arenas, al igual que insignes vates y escritores, como Rolando Cárdenas, Aristóteles España, Ramón Díaz Eterovic, Roque Esteban Scarpa, y muchos otros.

Esta escritora explora a través de su palabra caminos poblados de contemplaciones, paisajes místicos, ancestrales, con escuetas pinceladas en versos, que emocionan y remecen por el profundo contenido humano.

Con un sello particular, la obra de Fugellie es frágil, casi maternal, es como la geografía de Chile y América juntas, con destellos de sus habitantes, sus historias, tragedias, diásporas, la magia que desentraña a esas razas que llegan y desaparecen.

Una fotografía certera daría cuenta que su poética es el cuerpo del mundo, sin establecer una dimensión pueril, sino en la relación que mantiene con lugares y criaturas, en una voz plural que se expresa y proyecta a partir de su propio territorio vital, y que luego, en otros momentos, se desdobla y continúa deslizándose por parajes donde los micro relatos, las enunciaciones y temas cotidianos adquieren magnitud insospechada.

En otros senderos, sus poemas románticos –que sí los hay hacia el final de cada uno- corresponden a la mítica soledad, al caos, la exasperación de los signos, desorientaciones rítmicas, lo excepcional y el absurdo –que siempre acompaña-, la angustiada fantasía entre el misterio y la realidad.

Fugellie, en cada etapa lírica, ha construido puentes de lo bello y humano, que a decir de Valéry “nada hay más bello como lo que no existe”, y en esa máxima encajan sus turbulencias poéticas, buscando ángeles en pináculos que son fragmentaciones imaginarias.

En sus textos, la mayoría resumidos en este libro, Astrid Fugellie escribe para que cante el corazón, para que peregrine la fantasía. Las delicias no son efímeras, es una invitación a releer los signos que están más allá de los pozos.

Unido a la profecía de Raúl Zurita, sin duda que esta valiosa poeta ocupa un lugar destacado en la poética nacional y americana.


SELECCIÓN DE POEMAS

CUECA

Deberé encontrar algún lugar en la memoria,
la que me resguardó en el principio inmenso
de tus ojos
respirando la calma aparente de los lobos
y los brazos
y los bozales.
Tiquitiquití, tiquitiquitá.

Y los bozales ¡Sí!
yo te lo digo
que parece que lloras
como el olvido.

Me instalaré a un costado de la membranza
y como una larga cueca ventearé el pañuelo
mojado por tu cara,
la que a zancadas fue muriendo y entre
taco y taco
fue tragando más preguntas que respuestas.
Tiquitiquití, tiquitiquitá.

Más preguntas ¡Sí!
yo te lo digo
que parece que lloras,
llora conmigo.


RAULINA YAGÁN YAGÁN

Raulina Yagán Yagán, la última yámana de Tekenica y de Ukika, poblados de nutrias y sembraderos vecinos a la crueldad de las redes y el mar, murió un diez y siete de abril de mil novecientos ochenta y siete.
Raulina Yagán Yagán no dejó más descendencia que uno que otro tejido a telar, que la infeliz, hubo de aprender para sobrevivir, porque el mínimo empleo repelió su oficio de entrelazadora de canastos y canoas en miniatura.
Y así, Raulina Yagán Yagán, la última yámana de Tekenica y de Ukika subió a los cielos donde Pedro, en nombre del Dios Padre Todo Poderoso la recibió:
• ¿Tu nombre?
• Raulina Yagán Yagán, repuso la indígena con la cabeza gacha, y luego agregó, Annu lalayala…
• ¿Qué dices?, interrogó el Blanco Santo.
• ¡Los he dejado!, ¡Ya los he dejado!, ¿Dónde puedo encontrar a mi padre dios yámana?
• ¿Tu padre dios yámana?, ¿Te refieres al dios padre de los yaganes?, insistió algo desconcertado el bueno de Pedro.
• ¡Sí!, sisí, se esperanzó Raulina Yagán Yagán.
• Murió, Raulina, tu padre dios murió el diez y siete de abril de mil novecientos ochenta y siete, en la tarde.

MISA

La vela está opaca, la vela solo oscurece.
En este juego de santos judas,
los enanos se arrodillan presuntos y cojos
y las prostitutas rezaban el vía crucis, melancólicas.

Tendría que haber alguna misa en que enanos
y prostitutas se congreguen para orar
por sus muertos, por sus sueños.
Los enanos bailarían sobre las teclas del órgano, y harían piruetas en columnas y confesionarios.
Las manos delirantes de las prostitutas
lanzarían sus entrañas al campanario
donde siempre hubo esperma de cirios.

Tendrían que existir algunas capillas
para los destrozados del alma:
Las capillas de los dioses marginales,
las capillas de los fantasmas de greda,
las capillas de los ojos de loza, sin nombre.

Esa Iglesia de los cielos lastimados.


LAS BRUJAS DEL APOCALIPSIS

Cuando mi bisabuela muerta parió seca, las parteras no pudieron hacer a la luz a mi abuela. Ella nació ahorcada por el cordón umbilical de la santa vieja.
Cuando mi abuela muerta dio a luz a mi madre, la frágil calavera de mi antecesora ya estaba colgada en el perchero entre la mampara ovalada y el diván de felpa roja.
Cuando mi madre muerta me trajo, entre dolor y llantos, por ser yo demasiado gruesa, mi mortaja estuvo sentada frente al espejo de la cómoda de ébano.
Cuando muerta alcancé la edad madura de la menstruación, vino mi hija yerta y blanca y se quedó para siempre en la habitación de balcones por donde la noche entraba muda.
Así nuestra dinastía jamás compartió ni un desayuno con la lectura de Baudelaire, o el final de cena con la música de Bach.
De tal suerte aconteció, porque cuando nació mi bisabuela muerta guardó en su armario estilo rococó, una mariposa nocturna dentro de una caja redonda y amarilla parecida a la luna. Se dijo que la mariposa era un dios hecho polvo.
Fue así como ninguna de las cinco muertas, nos atrevimos a abrir esa caja redonda y amarilla parecida a la luna. De algún modo, tuvimos miedo a ser obligadas a nacer vivas en medio de esa casa de adobe y tierra.

06/02/2009

AVANCE - CENTRO DE ESTUDIOS SOCIALES

Enviar a noticias Top

Este premio ha sido creado para agasajar a todos aquellos blogueros que hacen día a día su especial aporte a la cultura de la palabra escrita. Palabras como puentes, como duendes, como escarcha, como rayos. Palabras como rosas. Nace desde "Noche de Pájaros" para que de todas las vueltas que se deseen... Que lo disfrutren.

Mariano P. Santia ha tenido la amabilidad de premiar dos de mis weblogs:

Debe otorgarse a SIETE blogs que se consideren gestores de la palabra en todas sus formas. Debe mostrarse y compartirse incluyendo el link de quien lo entregó, y no olvidar avisar a quienes les sea concedido.

Mis elecciones son las siguientes:

Revista Hispanorama Literario y La Voz de la Palabra Escrita Internacional felicitan a todos aquellos que realizan su aporte diario para lograr que entre todos hagamos de este mundo un espacio cultural más humano.


Alicia Rosell, 14 de febrero 2009




El pasado 6 de febrero, ante un nutrido grupo de asistentes, se llevó a cabo, en la ciudad de Palafrugell, de la provincia de Girona (España), la conferencia bajo el título: “Elecciones 2009 en El Salvador, el largo camino de la paz”, organizado por la asociación catalana Pro-Educart que contó con la colaboración y el soporte político del ayuntamiento de la ciudad. Francisco Mena Sandoval, conocido en los años 80 como el comandante “Manolo” y el escritor y corresponsal de prensa salvadoreño, Carlos Ernesto García, en calidad de ponentes, abordaron los aspectos sociales, económicos, políticos y culturales que afectan a El Salvador en los últimos años.

Mena Sandoval enfatizó que la pérdida de la capital, en las elecciones del pasado 18 de enero, no debía de alarmar a la comunidad internacional, que cifra sus esperanzas en un posible triunfo del FMLN en las próximas elecciones presidenciales del 15 de marzo, e instó a las Fuerzas Armadas a respetar los Acuerdos de Paz que pusieron fin al conflicto armado en 1992.

Mena Sandoval recordó que él mismo, en los años en que formó parte de la institución armada, recibió órdenes, junto a otros oficiales, del ex presidente salvadoreño Arturo Armando Molina, para propiciar el fraude que en más de una ocasión manchó las manos de un ejército que confiaba, ahora hubiera aprendido bien la lección que le dejó la historia, manteniéndose por el contrario, ante un posible triunfo del FMLN, al servicio de la ciudadanía, fiel a la constitución y en pro de la democracia, como le corresponde en los tiempos que vivimos.

La declaración del Capitán Emilio Mena Sandoval se dan en los momentos en que el Ministro de Defensa, participa en actividades proselitistas del partido de gobierno.

Por su parte, el escritor y periodista, Carlos Ernesto García, señaló a dos de los principales periódicos nacionales de estar entorpeciendo el curso de lo que debería de ser una campaña limpia y sin intervención alguna por parte, no sólo ya de los medios de prensa escrito, sino también de varias cadenas de radio y televisión cuyo bombardeo permanente contra la figura de los candidatos del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Mauricio Funes y Salvador Sánchez Cerén, es más que preocupante en algunos sectores de la opinión pública, nacional y extranjera.

Se recordó también a las víctimas más recientes, asesinadas en circunstancias aún no esclarecidas por el Gobierno salvadoreño en los casos concretos de la familia Manzanares en 2006, así como el del alcalde de alegría Wilber Moisés Funes, quien a principios del pasado año fue abatido por desconocidos junto Zulma Rivera, jefa de la Unidad de Adquisiciones y Contrataciones Institucional, de la misma alcaldía, quien murió en el acto, por mencionar sólo dos ejemplos de la larga lista de casos sin resolver hasta la fecha.

Tanto Mena Sandoval como Carlos Ernesto García, hicieron un llamamiento para que no se baje la guardia en materia de cooperación internacional y que ante todo, se esté alerta desde las instituciones, que son las encargadas moralmente a velar porque se respete la decisión popular, exigiendo a las autoridades salvadoreñas competentes la mayor claridad y limpieza en las próximas elecciones del 15 de marzo de 2009.

Montserrat, gerente y responsable de proyectos de Pro-Educart, que tiene varios proyectos de solidaridad en El Salvador, se mostró satisfecha por la participación e interés demostrado por parte de los asistentes.





FUENTE: Carlos Ernesto García (Corresponsal Diario Co-Latino)


Servido por Alicia Rosell para Interperiodismo Digital


La cuestión central de esta historia es la siguiente: ¿Cómo escribir la introducción de una entrevista al poeta colombiano nacido en la ciudad de Neiva? ¿Escribirle - según sus palabras - a esas dos fuerzas superiores que lo definen como sustancia y como creación, escribirle al hermano amigo poeta de la vida o hacerlo para un tal Winston Morales Chavarro? Sólo dejaré que sea mi corazón el que trace la tinta sobre estas líneas invisibles del alma, si es que el alma representa algo de verdad. Cada letra será impresa con el pulso universal que rige esta cuestión. ¿Hablar de la obra? ¿Qué puedo agregarle a su trabajo de gran poeta? Winston Morales Chavarro tiene que ser absorbido por cada uno de nosotros. Leyéndolo nos encontraremos con la esencia de su realidad. Lean su maravillosa herejía poética. No pierdan la oportunidad de encontrarse con un ser humano de una extrema sensibilidad que viaja en terrenos inmateriales manejando una claridad de criterios con mucha inteligencia.

Desde ese presente perpetuo que nos marca el poeta, les escribo con palabras eternas para reflejar mi admiración por el hermano, para rendirle un humilde y merecido homenaje por el valor de su obra literaria y la pureza de su amistad. Tuve la dicha de conocerlo allá en la belleza de Villavicencio, Colombia, y compartir unos días de intensa locura de vivir inmersos en la plenitud de la poesía. Y ahora me siento pleno de poder mostrarles su pensamiento, su forma de ver las cosas, para que descubran el centro de este bello personaje enorme de talento. En su voz se encuentra la voz de otros tantos que han trascendido la eternidad atravesando las barreras del no tiempo para introducirnos en el mundo de lo fantástico. Agradezco la presencia de la no presencia de este sujeto que: “en el fondo sabe perfectamente que es sólo una herramienta, un filtro por donde vienen las cosas que quieren y necesitan narrarse en la atmósfera humana.”
Winston nos sumerge en el mundo onírico de Schuaima, donde abunda la riqueza de una poesía tramada con maestría, trabajada desde un estado mental de perpetuidad mágica. Nos hace transitar por la filosofía trascendental de Aniquirona, movido desde el conocimiento surgido de todas las fuentes primigenias, ofreciéndonos un conocimiento antiguo donde resalta el poder de la poesía, la muerte, la naturaleza de lo femenino. El poeta nos transporta de nuestra realidad hacia la fascinante aventura de conocer el universo creado por esa sustancia que habita en su cuerpo. Ingresemos en la poderosa esencia de Winston Morales Chavarro y dejemos que su tinta nos transporte por la majestuosidad de esos mundos.

Juan Pomponio, Ranelagh, Buenos Aires, 8 febrero de 2009

ENTREVISTA

¿Quién es esa entidad o ser o cómo quieras llamarlo que habita en el cuerpo de un hombre llamado Winston Morales Chavarro?

Winston Morales Chavarro es un sujeto compuesto de varias esencias. Sobresale, eso sí, dos fuerzas superiores que lo definen como sustancia y como creación. Aniquirona, su parte femenina, y Alexander de Brucco, su parte masculina. Como el género está en todo; Todo tiene sus principios masculinos y femeninos, Aniquirona y Alexander de Brucco establecen un equilibrio, una absoluta correspondencia. En el reconocimiento de esas fuerzas que vienen con Winston desde siempre, desde la infancia del hombre-presente, ha elaborado una escritura que de alguna manera describe el mundo suprafísico en el que lo sitúan esas presencias. Schuaima es el reino onírico (si puede llamársele así) de Aniquirona, y Alexander de Brucco es el explorador, el viajante, el caminante, el eremita.
Ha vivido a través de ellos, a través de sus ojos y sus manos, los elementos de Schuaima, las ideas y las palabras de Aniquirona, la escritura de Alexander de Brucco.
Puede decir que es una especia de receptor, un embudo por donde entran las cosas de ellos. Un simple instrumento en una pugna interminable por vencer el ego de creerse autónomo, creador de un mundo que existe en unos planos distintos al terrestre. En su humilde visión, a veces se siente un escritor, en ocasiones cree ser el hombre que traza unas líneas, cuando en el fondo sabe perfectamente que es sólo una herramienta, un filtro por donde vienen las cosas que quieren y necesitan narrarse en la atmósfera humana.



¿Cuál es el recuerdo más fuerte de tu infancia? Cuéntame un poco sobre ella. Lo que tú quieras.

Mi infancia aún no ha terminado. Los adultos odian ese estadio de la vida, se quejan de él, de la inmadurez y la estupidez que enarbolan los niños. No entiendo eso de las edades, las siete edades del hombre. Para mí existe un presente perpetuo, perenne; soy todas las edades y todos los tiempos, también todos los espacios. El mundo de los adultos es aburrido, demasiado cuadriculado, formal. No hay una cosa más terrible que un hombre abnegado, formal, laborioso, correcto. Yo prefiero las cosas simples, ir por la vida con la máscara que tengo desde la noche de los tiempos. Me gusta hacer cabriolas, gozo la belleza, amo plenamente, disfruto de la luz. Ahora, a mis 39 años, he conocido la luz. Y esa luz me ha cambiado, ha variado mucho de mis juicios, de mis inclinaciones, de mis emociones. Ahora manejo un poco mejor al Winston emocional, trato de moverme sobre la línea delgada de la vida.
Tengo una imagen que es recurrente. Hace quizás 34 soles terrestres, vivía con mis padres en una casa de dos pisos. Nosotros habitábamos el segundo. Papá y mamá estaban recién casados. Mi hermano aún no nacía, por lo que deduzco que yo no pasaba de los seis. Yo dormitaba en medio de los dos (todo hijo a esa edad destruye los lances eróticos de sus padres). Al lado de la cama, reposaba una bacinilla. Al levantarme hacia ella, sorprendí a un enorme gato negro que bebía de los orines. Por supuesto no me asuste; un niño a esa edad no maneja criterios sobre el bien y el mal. Al espantar el animal, éste se levantó, saltó sobre el lavaplatos y se introdujo por la rendija, escapando ante mi mirada atónita. Esa imagen, esa presencia, ese fenómeno marcó para siempre mi existencia. Nunca pude responder el interrogante, sobre todo porque la rendija tenía una malla que servía para retener los sólidos y desperdicios que caían sobre el lavaplatos.
A partir de ese momento, he estado atravesado por el esoterismo, la magia, el ocultismo. Desde que uso la lectura de lo escrito (el código humano que intenta representar al mundo) he devorado toda clase de textos, libros, antologías que me hablen de esos grandes posesos, iniciados e iluminados. No me creo uno de ellos, soy apenas un aprendiz de las palabras, un hombre que conoce sus limitaciones porque aún no ha renunciado al barullo del mundo.


¿Cuándo llega por primera vez la poesía en tu vida y te diste cuenta que tu camino eran las letras?

Fui un niño de padres separados. No obstante, mi padre era un lector desaforado de historietas y de comics. Todos los días llegaba a casa con siete u ocho cuadernillos, entre los que destacaban Kalimán, Arandú, El Santo, Memín, Lágrimas y risas, Condorito. Las revistas aparecían en nuestro domicilio los lunes, y yo las estaba releyendo los miércoles. Esta ha sido quizás la única herencia material que recibí de mi padre. Cuando él se fue, las revistas se quedaron en casa con nosotros. Como ya no había quien las comprara yo las releía y releía hasta aprenderme de memoria muchos de sus capítulos. Más grandecito, insté a mi madre a que me comprara una colección de libros de grandes aventuras. Pese a las limitaciones económicas de mamá, ella accedió. Entonces comenzaron a desfilar por mi cuarto los rostros de Ian Fleming, Alejandro Dumas, Julio Verne, Conan Doyle, Robert Louis Stevenson, Emilio Salgari, Edgar Rice Burroughs.
Luego de esto, estando en la escuela, en tercer grado de primaria, me encontré por primera vez con un texto poético. Era un texto que hablaba del tráfico. Ese día sentí un estremecimiento inexplicable al comprobar que las palabras tenían música, llevaban ritmo en sus entrañas. Allí fue mi encuentro con la poesía. Allí mi encuentro con la escritura. La poesía me hablo a partir de sus sonidos, de sus concomitancias secretas. Desde aquella mañana, ha sido imposible apartarla de mi vida.

¿La mente de un verdadero poeta funciona en otro nivel de conciencia? ¿Cómo percibes la realidad que te rodea? ¿La palabra es un impedimento para conectarse con lo real que tu crees que es la verdad? ¿Hay una verdad?

Esta pregunta es bastante compleja. La realidad no es sino una representación de mi interior. Tal y como soy por dentro, tal y como percibo las cosas, así es mi realidad. A veces, en ocasiones, un poco convulsionada. Pero sólo unas pocas veces. He procurado ser feliz, vivir en correspondencia y en equilibrio. Esa es mi búsqueda más preciada. La libertad, la tranquilidad, la autonomía de espíritu. Mi realidad, por ejemplo, pretende ser una realidad objetiva, ecuménica, conectada con una realidad trascendental, la realidad de la naturaleza y no la realidad del hombre.
Hace poco, una periodista colombiana me respondía un interrogante de esta manera: “La realidad nacional es monotemática, por eso los noticieros se ocupan de las mismas cosas”. Quedé perplejo. Mi pregunta se centraba en lo aburridos que me parecían los noticieros nacionales, porque todos los días se encargaban de presentar una “realidad” idéntica, monotemática: deportes, política y espectáculo. Y en últimas, los deportes a veces se presentan como política y la política como espectáculo.
No creo que la realidad, esa “realidad” que muestran los medios sea la única. Cada ser humano vive su realidad, su propia realidad. Sea la violencia, el hambre, la tiranía, el arribismo. Cada una es el resultado del mundo interior de quien la vive. Hay una realidad trascendental, una realidad que está más allá de consideraciones humanas, una realidad que se nos escapa, que se hace menos visible a los ojos de la razón.
Mi realidad se vincula con el amor, con la libertad, con un mundo sin prejuicios, menos racional, más intuitivo, más armónico. “La realidad” social está suspendida sobre unos paradigmas, estrechos edificios a partir del lenguaje, la ideología, la política, la religión. Trato de escapar de esas verdades “absolutas” y homogeneizantes. Me esfuerzo por escuchar voces secretas, la música del silencio, el arpegio de la noche.
El lenguaje es una aproximación a la realidad, una interpretación del mundo. Pero el lenguaje se ha enfriado, se ha tornado mecánico, ha perdido su misterio, su esencia, sus quintaesencias. Ahora, no sé por qué extraña razón, creo más en el silencio, o, por lo menos, trato de armonizarme en el silencio, de comprender sus cartografías, sus caminos. Esa es la verdad, aquella incomprensible, inabarcable, desde los ojos del hombre.

¿Quieres contarme tu primera vez en el amor? ¿Recuerdas el rostro de esa muchacha?

El rostro del amor es imperceptible a los ojos del poeta. El poeta apenas lo intuye, se acerca a él. Mi primera vez en el amor, el amor que asoma, fue a través de una experiencia onírica. Fue la aparición de Aniquirona, una mujer que me dictaba versos y a la cual veía sin ver. Jamás pude ver su rostro. Y digo pude porque hace años no la veo, ni siquiera la sospecho. Esa mujer onírica –si acaso no es más real que quien esto escribe-, tenía una fisonomía, pero jamás pude ver su rostro, su cara. Alguna vez la vi con un amuleto y ella se fundía con la madera, con una mesa de madera. Eran una sola. Casi puedo verla en su totalidad, tenía una apariencia indígena. Creo que ese es el amor, el amor que se levanta sobre raciocinios culturales, al modo de Platón. Lo demás es capricho, pasión, deseo. Y conste que los he sentido muchas veces. Los he sentido y los he gozado, vivido, bebido. He bebido de sus mieses. Y he visto la luz muchas veces. La he tocado. Creo que todas las mujeres están en una. Cuando uno besa, acaricia, ama y posee a una sola –no importa que sea la menos bella, según el concepto occidental de lo bello- las está amando, como género, a todas.
Cuando uno ultraja, la ofensa, la ignominia, será para todas.
No es necesario –eso ya lo he comprobado-, que las bocas se afanen por transmutar.

La mujer es dinámica, mutable.
Hoy no es la de ayer; la de hoy no será mañana.
Lo femenino está en todas y como fuerza, como energía, como descarga, vive en permanente rotación, traslación por un eje que nunca será el mismo.
Esta mujer que amo –y acaso conozco, acaso retengo- es todas las noches otra.
Esa ilusión de Don Juan –que realmente buscaba a la mujer y no a lo femenino- está ataviada de dolor e impotencia.
Siempre estará esa energía en nuestras manos cuando una sola esté a nuestra merced.
El hombre tiene la edad de la mujer que acaricia, diría alguien.
Me atrevo a algo distinto: el hombre tiene la edad de todas las mujeres.

Si tuvieras a un líder político o religioso frente a ti ¿Qué le dirías?

Nada, ellos no escuchan, y, lo peor, no entienden. El ego de un político los hace “sabios”. Y darle consejos a un político es una bobería. Un líder religioso, que es casi lo mismo, no recibe consejos, los imparte.


Deja un mensaje, si tú quieres, para todos aquellos seres humanos que leerán tus palabras en El Perfil Latinoamericano.

Hermano, los consejos los dan los psiquiatras, y estoy muy lejos de parecérmeles.

¿Para qué sirve una entrevista?

Una entrevista sirve para muchas cosas. Para mentir, para especular, para mostrarme, para proyectarme. Una entrevista es un espejo: refleja cosas reales y monstruosas. Refleja mi vanidad, mi “superioridad”, pero también refleja mi desnudez, mi fibra interior. Y es muy probable que esa desnudez no le guste a muchos, como puede que les guste mi vanidad y la acepten como un exordio, como verdad absoluta. Una entrevista es peligrosa como un cuchillo. Pero también los espejos suelen ser útiles.

Dime la verdad poeta. ¿Este fue un cuestionario rígido, absurdo y sin vuelo?

De mucho vuelo. Las entrevistas nunca serán rígidas, rígidas son las respuestas, el alma de quien responde.

LA REVISTA CULTURAL 'HISPANORAMA LITERARIO' COMPLEMENTA EL PROGRAMA RADIAL DEL MISMO NOMBRE. AMBAS DAN NOMBRE A ESTA WEB.

AQUÍ PODRÁN LEER TODA LA INFORMACIÓN QUE VAYA SALIENDO DE 'LA VOZ DE LA PALABRA ESCRITA'.

ESPERO QUE VENGAN A CONSULTARLA A MENUDO Y LES SEA GRATA SU LECTURA.


ALICIA ROSELL, 5 DE FEBRERO DE 2009

CINCUENTA AÑOS DE LA CASA DE LAS AMÉRICAS
- CHILE, PAÍS INVITADO -

Habana

Habana, después te digo,
Habana, que el tiempo,
todo es un rumor, Habana,
nada más, olas,
sabes después te digo,
una ola, una palabra,

que a ciegas llega
a tu malecón
y todo es un rumor,
nada más, olas
palabras.

Rolando Gabrielli

Las ferias de libros son un gran mesón de oportunidades para escritores y lectores. Un sitio de encuentro, una tribuna para sentir la palabra, la textura de los impresos, contactar a editoriales, tomar el pulso de lo que se está escribiendo en otros países, hacer nuevos amigos, conocer las novedades, tendencias, confrontar ideas y concluir que el mundo no es una isla para nadie. Los libros son una mercancía y se desplazan de una geografía a otra, algo más cansados, lentos, a pesar de la velocidad del transporte, porque la lectura por Internet ocupa un espacio importante e instantáneo.

Pero las ferias son irremplazables por su sabor, el lujo de estar con el autor, entrar en contacto con la voz, con algo que el libro no nos puede decir del todo, a veces, y menos la Pandora Internet, que repite muchas cosas sin conocer el origen ni las inflexiones, esos esguinces del cuerpo y los sentidos. Mil títulos nuevos y seis millones de ejemplares, pondrán a la venta unas 40 librerías cubanas. Las agencias internacionales han informado que el poema “Abdala”, del escritor y prócer de la independencia cubana José Martí, de cuya publicación se cumplen 140 años, y la novela La consagración de la primavera, de Alejo Carpentier, serán algunas de las reediciones. Se reimprimirá además el primer poema cubano, “Espejo de paciencia”, de Silvestre de Balboa, que inicia la literatura de la isla cubana hace 400 años.

Las ferias en América, las más antiguas son las de Portobelo, en el Atlántico panameño, donde se comerciaba bajo la tutela del reino de España y se acumulaba el oro de las Américas para despachar a la metrópolis a través del Camino de Cruces donde esperaban las embarcaciones.

Esta es otro tipo de feria, pero la filosofía de la venta e intercambio entre países tiene un significado, un pasado semejante en algún sentido. Me refiero a la XVIII Feria Internacional del Libro de La Habana, Cuba, donde Chile es el país invitado. Pero también se va a homenajear a los escritores cubanos Fina García Marruz y Jorge Ibarra, y a Casa de las Américas en su aniversario 50. Cuba es una pequeña isla de poco menos de 105 mil kilómetros cuadrados, la mayor de las Antillas, con una fuerte tradición literaria y autores que trascendieron sus fronteras, como José Martí, Alejo Carpentier, Nicolás Guillén, José Lezama Lima, Guillermo Cabrera Infante, Eliseo Diego, Heberto Padilla y Reynaldo Arenas, entre otros.

Lezama Lima fue un gran animador, intelectual universal de la cultura cubana, y el llamado Grupo Orígenes fue una manifestación de una elite lúcida que no se dio en el Caribe con esa fuerza, más que en Cuba. Previo a ese movimiento fundaron las revistas Verbum (1937), Espuela de Plata (1939) y Nadie Parecía (1942), antecesoras directas de Orígenes.

En Cuba hay tradición literaria, indiscutiblemente, y Casa de las Américas llegó a ser el polo más fuerte en la edición de libros y receptividad de la nueva literatura latinoamericana. Encuentros, foros, ediciones, premios. Vino la diáspora, contradicciones, y esa historia de dificultades, exilios y un mar que divide a los de adentro con los de afuera.

Pero esta nota tiene que ver con la feria y la atmósfera que se ha estado creando. Las ferias no son un mar de rosas y a veces más bien un lecho de espinas. Siempre existen arbitrariedades desde los escritores que se escogen, los “invitados”, a los libros que se llevan y en este caso me refiero a Chile, país invitado de Honor. Pareciera algo inevitable, humano, se avivan viejas rencillas y pareciera que la historia se estanca y no avanzara.

Dos escritores chilenos, de reconocida trayectoria conflictiva con el gobierno de La Habana, Jorge Edwards y Roberto Ampuero, denunciaron que Cuba puso censura a sus libros. Cómo voy a ir a la feria del libro de un país que legitima la censura, exclamó Edwards, quien fue declarado persona non grata por Fidel Castro durante el gobierno de Salvador Allende. Ampuero, quien estuvo vinculado por años a la isla y al Partido Comunista, actualmente es profesor en Iowa City, dijo que “me parece complicado para la presidenta Michelle Bachelet llegar a inaugurar una feria en un país en el que hay al menos tres libros de chilenos que han sido prohibidos: Confieso que he vivido, de Pablo Neruda, Persona non grata, de Jorge Edwards, y Nuestros años verde olivo”. La Feria del Libro de Cuba se realizará entre el 12 y el 22 de febrero, donde se homenajeará a Víctor Jara y Violeta Parra. Asimismo, se le entregará el Premio Iberoamericano Pablo Neruda a Fina García-Marruz, poeta cubana y Premio Nacional de Literatura.

Se espera que Chile esté representado por unos 30 escritores. Camilo Marks, abogado de derechos humanos y uno de los críticos literarios más respetados y resistidos de las letras chilenas, según el diario La Nación, ha dicho sobre Ampuero: “Me he enterado de que no participará. Pero bueno, él es un pésimo escritor, y además tiene una relación muy especial con Cuba, que la cuenta en sus libros y columnas. Él siempre ha estado en una posición privilegiada, y descubrió los horrores del sistema comunista después de haberse aprovechado de él por más de 20 años”.

El arte de los trapos sucios es un arte, sobre todo cuando hay ropa tendida y ésta se puede lavar en público sin asco.

En menos de 48 horas, el ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Alejandro Foxley, aseguró que el gobierno no tiene constancia de “ningún intento de censura” por parte de las autoridades cubanas sobre las obras que Chile expondrá en la Feria del Libro de La Habana. Entre el 12 y el 22 de febrero, se instalarán los catálogos de 34 editoriales nacionales, así como una selección de obras de instituciones públicas y privadas chilenas, informaron las autoridades competentes en el marco de las próximas actividades, a pesar de los desacuerdos existentes entre las editoriales. Ese, al parecer, es un viejo tema. Las tres ferias que he visitado con presencia de Chile no han estado a la altura del país del sur. Me refiero a la de Bogotá, Colombia, donde fue invitado de honor, y a dos en Panamá, una también en su honor. La discriminación de los libros es lamentable y en muchos casos los olvidos voluntarios de autores indispensables. Esperamos que en esta oportunidad Chile presente su potencial, nada desestimable, y esté a la altura de estos desafíos en favor del libro. Que las rencillas de siúticos despechados o de inquisidores de la Belle Époque, sean superadas.

Para un enfoque más global y completo para nuestros internautas, incluyo esta entrevista del diario La Nación de Chile.

-----------

Fechado en Panamá

Lectura poética, junto al escritor ecuatoriano Jorge Enrique Adoum, en el paraninfo de la Universidad Católica. Santiago, Chile,1993.



Por Christian Zárate

Corresponsal El Salvador
Interperiodismo Digital



Son cerca de la una de la madrugada y, aunque la entrevista que hemos de realizar no ha comenzando aún, mi interlocutor lleva un buen rato pegándole al tabaco casi en solitario, para someterse minutos más tarde al ritual de pregunta -respuesta con el que trataremos de esclarecer algunas de las incógnitas que rodean su mas reciente producción literaria "Bajo la sombra de Sandino", editado hace pocos días en España por La Insula de los Libros, en su colección Memoria del Tiempo, obra que en los Estados Unidos ya se ha comenzado a traducir al inglés por Elizabeth Gamble Miller, traductora de escritores salvadoreños como David Escobar Galindo y de Hugo Lindo.

Se prevé que el libro se presente en Dallas, Texas en noviembre de este año.
Recostado en un sofá, Carlos Ernesto García, está descalzo y con un vaso de whisky sin hielo, teniendo como cómplice perfecto la foto de Edén Pastora, que por cierto ilustra el libro y que con una dedicatoria manuscrita por el mismo comandante cero, cuelga en la pared de su despacho.

A pocos metros de nosotros se encuentra su imprescindible mesa de centro sobre la que descansan impasibles, una botella de vino tinto, un paquete de cigarros Camel, una cajetilla de fósforos y dos cintas vírgenes a punto de ser utilizadas y que serán las encargadas de registrar con la complicidad de la maquina (grabadora) hasta el último de los comentarios verbales de mi entrevistado. De fondo, suena un bolero de Daniel Santos.

En ese preciso momento, se apodera del aire ese silencioso enemigo íntimo que conozco y noto como la sangre comienza a circular por las venas lentamente hasta llegar a la cabeza y automáticamente se enciende el piloto que despide al amigo y da paso al periodista. Nos olvidamos de todo lo que nos rodea para que sólo el humo del cigarro sea testigo fiel de este encuentro. Comienza a correr la cinta.


- ¿Qué te lleva a Nicaragua?


Bueno, la primera ocasión en que viajo a Nicaragua lo hago en calidad de responsable del Gabinete de Prensa de la Conferencia Internacional Salud Pública y Desarrollo Humano en Centroamérica, realizada en León en el 2003. Ese fue mi primer viaje a la tierra del gran Rubén Darío. La segunda vez, ya fue para encontrarme con quienes serían, a través de su experiencia personal, sus testimonios y reflexiones, parte de este libro-reportaje. Luego sucedieron otros tantos viajes. Pero ya más breves.


- ¿En qué te basates para escribir Bajo la sombra de Sandino?


La verdad es que la idea surgió de dos ex oficiales del Ejército Popular Sandinista, que se pusieron en contacto conmigo y me lo propusieron justo el día en que se cumplían 25 años del triunfo de la revolución. Eso fue en el Café Don Pedro de la Avenida Roosevelt. Ellos querían que yo escribiese un libro que rescatara las hazañas de algunos ex combatientes para que no se perdieran en el tiempo. En ese sentido digamos que el libro fue quien me buscó a mí. Algo que pasa muy pocas veces en la vida de un escritor, que siempre tiene que andar viendo qué es lo que va a escribir. Fue como un regalo. Al final, tampoco escribí exactamente el libro que me sugirieron, sino otro, que a mi entender era también necesario.


- Los ex comandantes del Frente Sandinista que reúnes en tu libro, todos ellos han escrito su nombres en la historia de la revolución de Nicaragua, que hasta el día de hoy se dice que es una revolución inconclusa ¿eso quiere decir que estamos hablando de revoluciones fracasadas? ¿Incluidas la de El Salvador o Guatemala?


Francamente, no creo que todo podamos decir que fue un fracaso, ni en el caso de Nicaragua ni tampoco en el de la revolución salvadoreña o la guatemalteca. Hay cosas que han cambiado gracias al sacrificio de muchos hombres y mujeres que han asumido en momentos determinados el compromiso revolucionario, sea en Vietnam, Cuba, China o Angola. En Nicaragua cayó la dictadura de Somoza, ya no tienen a la Guardia Nacional y el pueblo conquistó muchas cosas importantes gracias al sacrificio de todo un pueblo en armas. Además, no debemos de perder de vista que en el caso nicaragüense, ellos ganaron todo el poder político, económico y militar, lo que les permitió desarrollar reformas profundas en la sociedad, que aún hoy, a pesar de muchos años, aún forman parte de la herencia sandinista. Pero sí yo creo, que podemos hablar de que fue una revolución inconclusa, pero hay que ver cuales fueron los factores que determinaron eso. Por otro lado, toda revolución lo es. No hay nadie que pueda decir que lo ha conseguido todo, ni tan siquiera Cuba con Fidel Castro a la cabeza durante tantos años. Siempre hay factores adversos a que una revolución avance en condiciones adecuadas. Sin embargo, esos no siempre vienen de fuera y no todos los fracasos se le pueden atribuir al enemigo externo. Las revoluciones, los gobiernos de cualquier tipo, generan sus propios enemigos que por torpezas, por incapacidad, por ambición, por falta de amor al pueblo, son sujetos dañinos a cualquier proceso, llámese este revolucionario o no. Pero claro, a los revolucionarios los pueblos deben de exigirles más, pues se presupone que se deben a ellos. Especialmente, como cuando en el caso de la revolución que nos ocupa, costó más de cincuenta mil vidas humanas.

- La revolución es algo en movimiento y por su misma naturaleza genera la utopía que como el horizonte, es inalcanzable.
En tu libro se revelan acontecimientos de la Revolución de Nicaragua que hasta el día de hoy se han mantenido en secreto ¿de que secretos hablamos?

Para serte sincero, me temo que hablamos de más secretos de los que yo mismo pueda imaginar. Por poner sólo un ejemplo, seguramente muchos ignoran que hubo un momento, a principios de los noventa, en que se produjo una profunda crisis al interior de los mandos militares del Frente Sandinista y que incluso, hubo unos helicópteros artillados y dispuestos a disparar contra la cúpula sandinista si no se llegaba a un acuerdo con el coronel Javier Pichardo que en aquellos momentos cuestionaba la verticalidad del ejército con Humberto Ortega, hermano como la mayoría saben del actual presidente de Nicaragua Daniel Ortega. Es algo que se ha mantenido, hasta el momento de la entrevista, en una especie de pacto de silencio, como dentro de una caja de Pandora. Pero hay muchos detalles más, que como periodista he ido cotejando entre unos y otros, como es el caso del atentado a Edén Pastora en el que iban a morir su esposa Yolanda junto con sus hijos, y eso pasó cuando Pastora aún estaba en las filas del Frente Sandinista, al frente de un poderoso ejército de milicias. Pero además, hay que agregar que la orden venía del interior de la misma dirección del FSLN. Por suerte, Javier Pichardo, que conocía personalmente a Yolanda, y que era la mano que ejecutaría el plan, sin saber que se trataba de Edén Pastora, pudo evitar aquella masacre. Y como ese, existen otros acontecimientos que ocurrieron en aquellos años y que revela en sus páginas el libro.
Por las páginas que he leído de tu libro

- ¿Cuál fue la relación que existió en aquel momento entre la guerrilla salvadoreña y la nicaragüense?
Bien, yo creo que la relación entre el movimiento revolucionario nicaragüense y salvadoreño, se remonta, no hay que olvidarlo, desde los tiempos de Farabundo Martí y Augusto César Sandino de cuando las gestas guerrilleras en Las Segovias a principios del siglo XX. Esta relación entre nuestros pueblos siempre fue, igual que con la guatemalteca y la hondureña, muy próxima. Recordemos que el poeta nicaragüense Rigoberto López Pérez, se entrenó en El Salvador para los días previos del ajusticiamiento de Anastasio Somoza García, que personalmente él perpetraría un 21 de septiembre de 1956, durante una fiesta en la Casa del Obrero en León. Así, no es de dudar que el trasiego de revolucionarios entre uno y otro país fuera común en todas esas décadas. Lo que pasa, es que ya en los años 70, con un movimiento bastante más fuerte y por supuesto consolidado, esas relaciones también tendrían otras dimensiones. Antes de la caída de Somoza Debayle, la guerrilla del Frente Sandinista, no sólo contaría con el apoyo político por parte de los salvadoreños, sino también, material, logístico y económico. Una vez triunfaron, los dirigentes sandinistas, también fueron recíprocos con nosotros. En las filas revolucionarias nicaragüense no sólo durante la insurrección del 79, sino también durante los años 80 en que se peleó contra los contrarrevolucionarios, hubo una importante participación de jóvenes guerrilleros de El Salvador que pelearon codo a codo con los sandinistas. Si te vas por la zona fronteriza con el vecino país de Honduras, en ciudades como Estelí, Jinotega, Matagalpa, Ocotal, verás que hay muchas familias compuestas por ex combientes salvadoreños y nicaragüenses. Muchas armas, llegaron a El Salvador en cayucos por el Golfo de Fonseca y de eso hay algunas historias muy interesantes también. Cuando el triunfo en Nicaragua, las armas salían para El Salvador, prácticamente en camiones y lo mismo pasó cuando varias avionetas salieron de nuestro país, cargando millones de dólares a Costa Rica, de los que algunos millones fueron para apoyar la revolución en Nicaragua. La Resistencia Nacional fue una de las organizaciones que más dinero recaudó en esos años, producto de sus secuestros a empresarios y directivos de algunas multinacionales en El Salvador.

- Tengo entendido que mencionas en el libro algunos desaciertos cometidos voluntariamente o involuntariamente por algunos miembros de la Dirección del Frente Sandinista de Liberación Nacional ¿Cuáles son estos desaciertos? Lo que digo, no lo digo sólo porque yo lo piense, sino porque los primeros que lo dicen son los protagonistas, cuya voz al fin de cuentas es lo que más interesa en este libro.

Sin embargo, ya que me lo preguntas, quisiera hacer referencia al menos a un aspecto. Cuando se creó el llamado Grupo de los 12, hubo un acuerdo en la manera que se pensaba conducir aquella revolución y al poco tiempo, todo aquello se venía abajo. Donde dije digo, digo Diego, y ya no hubo acuerdo que valiera. Aquella revolución se fue alejando del espíritu amplio con que nació y que la hizo tan popular en el mundo para alinearse con Cuba y la entonces Unión Soviética. Por supuesto que debemos entender lo que pasó en esos años también, pero esto es una de las lecturas del libro y que llaman, años más tarde a la necesidad de una reflexión sobre la historia. Y lo que es más, repito no lo digo yo, sino que lo dicen el ex Viceministro de Defensa, el coronel sandinista José Valdivia; lo piensa Donald Mendoza, que se tomó el Coyotepe en 1979, que durante muchos años fue responsable guerrillero en Managua y primer agregado militar sandinista ante el Gobierno de los Estados Unidos; lo manifiesta Víctor “el Viejo” Tirado López, que no sólo fue fundador sino miembro de la Dirección Nacional del Frente Sandinista. Es de suponer que si lo preguntamos a otros cuadros históricos, seguramente opinan lo mismo.


- Me llamó la atención hojeando el libro que se relaciona al FSLN, con actos de corrupciones como la famosa "piñata" cuando repartieron casas así como importantes propiedades agrícolas, por mencionar algunas de las mas visibles ¿Hay corrupción en la izquierda?

Las propiedades, sean casas, terrenos, lo que quieras, generan un patrimonio que se puede medir en términos económicos. Algunas de estas reparticiones, creo que están justificadas, otras no. Pero aquí, con todos mis respetos, soy de la idea de que quienes deben de poner en la balanza esas riquezas y juzgar son los propios nicaragüenses y no yo. No es a mí a quien corresponde aquí ponerme a opinar donde está la justicia de todo eso.
Edén Pastora dice en un fragmentó del libro "dicen que los nicaragüense tenemos de músico, de loco. Yo digo, no, los revolucionarios. Por que tenemos un alma sensible, sentimental. Por que sentimos, amamos a nuestro pueblo, y por que amamos a nuestro pueblo tenemos que matar y tenemos que exponer a que nos maten por ver a nuestro pueblo libre.

- ¿Crees que cumplió su objetivo?
En parte sí, porque también habla sobre todas sus experiencias y muchas de ellas son verdaderamente envidiables para cualquier revolucionario que se precie. Pero por desgracia, no tuvo la oportunidad, no se la brindaron, se la negaron, le cortaron el paso, para que demostrara de lo que Edén Pastora era capaz. En eso creo que ganaron quienes no gustaban de su popularidad. No hizo falta el enemigo para matar al revolucionario con capacidad de amor a su pueblo, fueron, como en el caso de Roque Dalton, los mismos compañeros quienes se ocuparon de matarlo, pero su muerte fue en vida. No sé que es peor. . .

- Crees que Edén Pastora, Donlad Mendoza, José Valdivia, Javier Pichardo, Raúl Venerio, Elías Noruega, Víctor López y Leonel Martines ¿sigan creyendo en la revolución?

Juntar a varias personas en un libro, es una cosa y juntarlos en sólo criterio sobre como piensan, es otra. Además, puede corres un gran riesgo. Que por supuesto yo, en calidad de compilador de esas historias, no pienso correr.
La verdad, es que lo que sí creo que puedo decir es que todos nacen de un mismo árbol, un árbol fuerte llamado Sandino, a la sombra del que todos ellos, dentro o fuera de las filas del FSLN, se cobijan, aunque unos más cerca de otros o incluso diría yo, ocultándose tras sus ramas por los motivos que sean. Este libro lo escribiste con olor a pólvora como dices en tu prologó

- ¿Carlos como huele la pólvora?


La pólvora, en este caso, tiene un olor especial porque puedes imaginar cada uno de los escenarios de lucha donde ellos pelearon. Todo sucede como en el libro de Marcel Proust, en el pasaje que el escritor francés recrea un momento de su infancia, mientras come una magdalena mojada en el té.

- Y ¿la guerra como huele? Quien alguna vez haya estado cerca de un combate, le bastará con un pequeño proyectil lanzado en navidad por un niño, para recordar la guerra.

- ¿Qué mensaje le darías a un pueblo que se entregó por la causa de una revolución en harás de un sueño que nunca se cumplió?


Que no deje de ser revolucionario, pues aunque no se consiga todo por lo que uno lucha, seguir adelante vale la pena. Gracias a eso ya cayó la Guardia Nacional, la Policía de Hacienda, los cuerpos paramilitares como ORDEN; se juzga a los criminales de guerra aunque se vayan a los Estados Unidos y existe un clima de que se puede seguir construyendo desde la izquierda. A veces, se tiene que pelear en una trinchera con un fusil al hombro, con las renuncias que implica lanzarse al combate. En otras, se tiene que hacer desde la tribuna pública, donde lo que importa es aquello que se dice, como se dice, a quien se dice y el valor de decirlo y defenderlo. Se puede ser un contrarrevolucionario desde las filas de la revolución también. Tenemos muchos ejemplos en la propia historia salvadoreña.
Pero yo propongo que mejor, cada hombre y mujer, que sabe bien lo que alberga en su corazón, le pregunte que es lo que deben de hacer para no defraudar los más nobles ideales y seguro que les servirá más que lo que yo pueda decir aquí o, lo que puedan decir todos los libros que lean, incluyendo por supuesto el que he escrito con la intención de que aprendamos de la historia.

Christian Zárate, periodista

Publicado por iris fernandez angel el octubre 9, 2008


Aún cuando no estaba dentro de mis pronósticos y desconocía a este escritor galo, la noticia me sorprendió literalmente disfrutando de unas frutillas bañadas en chocolate para después celebrar degustando una tabla de queso y un buen vino chileno que esté al alcance de mi bolsillo.
Preciso que es un excelente marco para saborear este triunfo de un escritor francés muy ligado a América latina, Jean-Marie Gustavo Le Clézio, feliz ganador del Premio Nobel de Literatura 2008.
Le Clézio se convierte así en el décimocuarto autor francés que recibe el máximo galardón literario.y dedicará su discurso en Estocolmo a las dificultades a las que se enfrentan los autores jóvenes. "Hay que golpear puertas constantemente y uno choca contra la pared", agregó. Una solución, dijo, sería abolir los impuestos sobre los libros. "Los libros no deberían pagar impuestos".<>

"POR UN AÑO LLENO DE BUENAS LECTURAS Y MEJORES ESCRITURAS... "


Alicia Rosell

“LA CULTURA EN RED MUEVE CONCIENCIAS”


**



*REVISTA GUATINÍ (Ernesto R. del Valle)
**
REVISTA LITERARIA GUATINÍ - UNA DE LAS REVISTAS DONDE PUBLICAN LOS ESCRITORES DE 'LA VOZ DE LA PALABRA ESCRITA INTERNACIONAL'




Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal