Revista sobre Literatura, Artes y Espectaculos, Periodismo y Comunicaciones de HISPANORAMA

Image and video hosting by TinyPic

Lecturas Recomendadas sobre Literatura Hispánica

DESDE LA TIENDA DE LA EDITORIAL IBEROAMERICANA "ALICIA ROSELL"

OS RECOMENDAMOS LAS OBRAS DE NUESTROS AUTORES.

--

http://tienda.aliciarosell.org/index.php?route=product/product&product_id=53



Radio Hispanorama Literario On Line

Archivo cultural

CINCUENTA AÑOS DE LA CASA DE LAS AMÉRICAS
- CHILE, PAÍS INVITADO -

Habana

Habana, después te digo,
Habana, que el tiempo,
todo es un rumor, Habana,
nada más, olas,
sabes después te digo,
una ola, una palabra,

que a ciegas llega
a tu malecón
y todo es un rumor,
nada más, olas
palabras.

Rolando Gabrielli

Las ferias de libros son un gran mesón de oportunidades para escritores y lectores. Un sitio de encuentro, una tribuna para sentir la palabra, la textura de los impresos, contactar a editoriales, tomar el pulso de lo que se está escribiendo en otros países, hacer nuevos amigos, conocer las novedades, tendencias, confrontar ideas y concluir que el mundo no es una isla para nadie. Los libros son una mercancía y se desplazan de una geografía a otra, algo más cansados, lentos, a pesar de la velocidad del transporte, porque la lectura por Internet ocupa un espacio importante e instantáneo.

Pero las ferias son irremplazables por su sabor, el lujo de estar con el autor, entrar en contacto con la voz, con algo que el libro no nos puede decir del todo, a veces, y menos la Pandora Internet, que repite muchas cosas sin conocer el origen ni las inflexiones, esos esguinces del cuerpo y los sentidos. Mil títulos nuevos y seis millones de ejemplares, pondrán a la venta unas 40 librerías cubanas. Las agencias internacionales han informado que el poema “Abdala”, del escritor y prócer de la independencia cubana José Martí, de cuya publicación se cumplen 140 años, y la novela La consagración de la primavera, de Alejo Carpentier, serán algunas de las reediciones. Se reimprimirá además el primer poema cubano, “Espejo de paciencia”, de Silvestre de Balboa, que inicia la literatura de la isla cubana hace 400 años.

Las ferias en América, las más antiguas son las de Portobelo, en el Atlántico panameño, donde se comerciaba bajo la tutela del reino de España y se acumulaba el oro de las Américas para despachar a la metrópolis a través del Camino de Cruces donde esperaban las embarcaciones.

Esta es otro tipo de feria, pero la filosofía de la venta e intercambio entre países tiene un significado, un pasado semejante en algún sentido. Me refiero a la XVIII Feria Internacional del Libro de La Habana, Cuba, donde Chile es el país invitado. Pero también se va a homenajear a los escritores cubanos Fina García Marruz y Jorge Ibarra, y a Casa de las Américas en su aniversario 50. Cuba es una pequeña isla de poco menos de 105 mil kilómetros cuadrados, la mayor de las Antillas, con una fuerte tradición literaria y autores que trascendieron sus fronteras, como José Martí, Alejo Carpentier, Nicolás Guillén, José Lezama Lima, Guillermo Cabrera Infante, Eliseo Diego, Heberto Padilla y Reynaldo Arenas, entre otros.

Lezama Lima fue un gran animador, intelectual universal de la cultura cubana, y el llamado Grupo Orígenes fue una manifestación de una elite lúcida que no se dio en el Caribe con esa fuerza, más que en Cuba. Previo a ese movimiento fundaron las revistas Verbum (1937), Espuela de Plata (1939) y Nadie Parecía (1942), antecesoras directas de Orígenes.

En Cuba hay tradición literaria, indiscutiblemente, y Casa de las Américas llegó a ser el polo más fuerte en la edición de libros y receptividad de la nueva literatura latinoamericana. Encuentros, foros, ediciones, premios. Vino la diáspora, contradicciones, y esa historia de dificultades, exilios y un mar que divide a los de adentro con los de afuera.

Pero esta nota tiene que ver con la feria y la atmósfera que se ha estado creando. Las ferias no son un mar de rosas y a veces más bien un lecho de espinas. Siempre existen arbitrariedades desde los escritores que se escogen, los “invitados”, a los libros que se llevan y en este caso me refiero a Chile, país invitado de Honor. Pareciera algo inevitable, humano, se avivan viejas rencillas y pareciera que la historia se estanca y no avanzara.

Dos escritores chilenos, de reconocida trayectoria conflictiva con el gobierno de La Habana, Jorge Edwards y Roberto Ampuero, denunciaron que Cuba puso censura a sus libros. Cómo voy a ir a la feria del libro de un país que legitima la censura, exclamó Edwards, quien fue declarado persona non grata por Fidel Castro durante el gobierno de Salvador Allende. Ampuero, quien estuvo vinculado por años a la isla y al Partido Comunista, actualmente es profesor en Iowa City, dijo que “me parece complicado para la presidenta Michelle Bachelet llegar a inaugurar una feria en un país en el que hay al menos tres libros de chilenos que han sido prohibidos: Confieso que he vivido, de Pablo Neruda, Persona non grata, de Jorge Edwards, y Nuestros años verde olivo”. La Feria del Libro de Cuba se realizará entre el 12 y el 22 de febrero, donde se homenajeará a Víctor Jara y Violeta Parra. Asimismo, se le entregará el Premio Iberoamericano Pablo Neruda a Fina García-Marruz, poeta cubana y Premio Nacional de Literatura.

Se espera que Chile esté representado por unos 30 escritores. Camilo Marks, abogado de derechos humanos y uno de los críticos literarios más respetados y resistidos de las letras chilenas, según el diario La Nación, ha dicho sobre Ampuero: “Me he enterado de que no participará. Pero bueno, él es un pésimo escritor, y además tiene una relación muy especial con Cuba, que la cuenta en sus libros y columnas. Él siempre ha estado en una posición privilegiada, y descubrió los horrores del sistema comunista después de haberse aprovechado de él por más de 20 años”.

El arte de los trapos sucios es un arte, sobre todo cuando hay ropa tendida y ésta se puede lavar en público sin asco.

En menos de 48 horas, el ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Alejandro Foxley, aseguró que el gobierno no tiene constancia de “ningún intento de censura” por parte de las autoridades cubanas sobre las obras que Chile expondrá en la Feria del Libro de La Habana. Entre el 12 y el 22 de febrero, se instalarán los catálogos de 34 editoriales nacionales, así como una selección de obras de instituciones públicas y privadas chilenas, informaron las autoridades competentes en el marco de las próximas actividades, a pesar de los desacuerdos existentes entre las editoriales. Ese, al parecer, es un viejo tema. Las tres ferias que he visitado con presencia de Chile no han estado a la altura del país del sur. Me refiero a la de Bogotá, Colombia, donde fue invitado de honor, y a dos en Panamá, una también en su honor. La discriminación de los libros es lamentable y en muchos casos los olvidos voluntarios de autores indispensables. Esperamos que en esta oportunidad Chile presente su potencial, nada desestimable, y esté a la altura de estos desafíos en favor del libro. Que las rencillas de siúticos despechados o de inquisidores de la Belle Époque, sean superadas.

Para un enfoque más global y completo para nuestros internautas, incluyo esta entrevista del diario La Nación de Chile.

-----------

Fechado en Panamá

0 sugerencias de los oyentes:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal