Revista sobre Literatura, Artes y Espectaculos, Periodismo y Comunicaciones de HISPANORAMA

Image and video hosting by TinyPic

Lecturas Recomendadas sobre Literatura Hispánica

DESDE LA TIENDA DE LA EDITORIAL IBEROAMERICANA "ALICIA ROSELL"

OS RECOMENDAMOS LAS OBRAS DE NUESTROS AUTORES.

--

http://tienda.aliciarosell.org/index.php?route=product/product&product_id=53



Radio Hispanorama Literario On Line

Archivo cultural

Congreso Boliviano de Escritores
Entre los días 2 y 7 de julio, en Trinidad-Beni, a bordo del barco-hotel Reina del Enín- surcando los rios Ibare y Mamoré afluentes del Amazonas- se realizó en Congreso Nacional Ordinario de la Sociedad de Escritores de Bolivia con la asistencia de delegados de 8 departamentos (excepto Santa Cruz) de los 9 que integran Bolivia.

Luego de ser declarados "Huéspedes Ilustres" por el Honorable Consejo Municipal de Trinidad, los participantes inciaron las deliberaciones de Congreso.

En el mismo se rindio homenaje a los 200 años del primer Grito Libertario de Latinoamérica con la intervención de todos los asambleístas.

Se discutió la nueva Ley del Libro y del Escritor que debe ser aprobada por el Parlamento boliviano. Ley que - a no dudar - será un avance substancial en todo lo referido a los cultores de la palabra.

Se resolvió solicitar que todas las instituciones tanto nacionales como extranjeras entreguen un informe a las autoridades y a la opinión pública de todas sus actividades de investigación.

Se enfatizó en que los medios de comunicación deben realizar su actividad con ética, ecuanimidad y seriedad, contribuyendo al afianzamiento de la democracia boliviana.

Exigir el cumplimiento de las disposiones legales que señalan la expulsión de los Menonitas del departamento del Beni por atentar contra el medio ambiente.

Se reiteró en la gran patria boliviana con la inclusión de todos lo estamentos de la sociedad y se proclamó la vocación irrenunciable e inmodificable de la integración de todos los habitantes en función de una sola Bolivia con paz y fraternidad.

La nueva Directiva -gestión 2009/10- está presidida por la la escritora pandina Elsy Alpire Vaca. El escritor Edmundo Torrejón Jurado -Cónsul de Poetas del Mundo- fue elegido como Secretario de Relaciones Internacionales.


Edmundo Torrejón Jurado.


--
NOTA: Estimado Edmundo Torrejón Jurado, vayan desde aquí mis felicitaciones por su nombramiento como Secretario de Relaciones Internacionales y para la nueva presidenta. Aprovecho para agradecerte, estimado amigo poeta, por la confianza depositada en mi persona para poder dar a conocer este evento que es, ni más ni menos, que la Noticia Oficial del Congreso de la Sociedad de Escritores de Bolivia.

Seguiré, por tanto, siendo la "capitana mayor" -como me llamas y agradezco- , de todos ustedes, motivo por el cual me siento honrada y mucho más por sentirte un amigo.

Queda, pues, a vuestra disposición, la revista de Hispanorama Literario y mi apoyo en servir las noticias que me envíes.


Alicia Rosell, 31 julio 2009.



CARTA DE UN ANIMAL, AÚN NO ACOSTUMBRADO AL FUEGO DEL INFIERNO

Homenaje en vida a Javier Huérfano


Un poeta que en vida siempre quiso ser:

Animal de Vuelo



No entiendo como los padres obligan a que los niños acepten, que son diferentes y que pertenecen a otro mundo. Sobre el corazón del zinc, la lluvia retumba como una granizada de rocas. Dicen que nuestros buenos modales son malos, porque sólo conocemos la incultura y el mal ejemplo de nuestros padres. La vida palpita en nuestros hogares, cada vez que se pasa una hoja de vida. A veces una oportunidad de trabajo, se transforma en una primavera.


Aquí las alas a los sueños de los niños se les recortan, porque hay un mal olor que los delata. Es el olor de la miseria, así no se huela a lavaza o a marranera. Las virginidades de las niñas y de los jóvenes, se saltan por lo general la adolescencia; se pasa de esa magia inocente de la juventud, a una marchita madurez, que los lacera con sus espinas indolentes. Aquí las niñas aprenden a ser madres, cuidando y cocinándole a sus hermanos menores en estrofas de gasolina y en muy pocas ocasiones, conocen una muñeca. Aquí los niños nacen y crecen sin raíces, apresados a un absurdo destino gris, oscuro y triste como un infierno poco piadoso.


La felicidad depende del como se reflexione sobre los ahoras y las carcajadas irónicas del destino. La mitad de nuestra alegría depende de un partido de fútbol y de algunas canastas con cervezas. Nuestro mayor fracaso es el no luchar por ser realmente felices o dignos.


Son dolorosas las remembranzas cuando se ausentan para siempre, algunas siluetas. Recuerdo con amor los desvelos cuando construíamos ladrillo sobre ladrillo, hogares sobre el viento. La lujuria del pobre solo conoce el altar del amancebamiento. Aquí el concubinato es una opción de vida y contra el doloroso sufrimiento en solitario. El conformismo, la humildad y las humillantes reverencias, son la catequesis que se nos infunde desde niños, para que aprendamos a ser buenos soldados, policías, obreros o empleados. Para nosotros la única opción para hacer un paréntesis en el tedio y en el infortunio, es un golpe de gracia del azar, con un chance, una lotería y en el mejor de los casos: una herencia.


Las cometas se enredan en los cables de luz, como ilusiones decapitadas de sus sueños. La esperanza se atisba como los colores de una lejana aurora. El éxtasis del fuego, más que un canto, es una cueva anacoreta para sanar las heridas de los desencantos y esos miedos que gimen hambreados. El baño frío a la madrugada, nos despierta del todo para poder soportar, a esta absurda realidad. Aquí nadie se atreve a proponer el romper las tinieblas, que nos enceguecen. El hambre de algunas matrices, abortan legiones de angelitos negros. Hay discapacitados para quienes su infortunio, es una buena estrella.


Todos para uno, uno para todos. La acción comunal nos hace ilusos mosqueteros, a todos. No es fácil disimular el hambre ni el desencanto, liberando sueños de nuestros corazones y esparciendo semillas con futuro. Es demasiado fina la línea, entre el amor y el odio. Nos adaptamos a sobrevivir en paz y armonía, porque los barrios aquí, son pequeños pueblos en permanente carnaval.


Ahora morir es demasiado fácil; basta tener una sonrisa irónica en la cara, para comprar una lápida a plazos. Una fosa común, puede ser nuestro parque cementerio. Cuando las palabras se embriagan, los versos de las almas salen de sus madrigueras o cárceles. Aquí los días y los años se parecen todos. La rutina se repite como una obsesión esquizofrénica. Habitamos cual sombras una ciudad que no nos pertenece, ni nos acepta. Dicen que somos mano de obra, lumpen, estratos cero, uno o dos. Me siento menesteroso por sentirme menospreciado y no comprender, el porque soy diferente.


He visto campesinos desplazados, cuyas manos solo saben arar la tierra o trabajar en el campo. Es difícil aprender a trabajar el asfalto o sembrar en el cemento. Es insoportable el ruido de las máquinas, que en nada se parecen a los trinos de los pájaros o a los sonidos en las fincas ¡qué diferente es montar en bus, que a caballo!


Hay balas perdidas que sarcásticamente, siempre dan en un blanco inocente. He visto, conocido y vivido tantos momentos paradójicos, que me siento cansado y extraño en un mundo que ya no me pertenece. Los malos siguen sueltos por las calles, delinquiendo con cuellos blancos. Los colores de las fiestas de hoy en día, son una absurda policromía. Los ojos enceguecidos de las almas, sólo ven falsas oportunidades, baratijas, oropeles con baños dorados, vaginas mezquinas y oportunistas. El mundo le pertenece a las grandes corporaciones del infierno.

Ni siquiera cerrando las ventanas podemos escapar, del odio del agua que corre afuera, hacia las alcantarillas. Hemos crecido no jugando con hamsters, sino con ratas... observamos chulos o gallinazos, en vez de canarios... fornicamos como bestias, en vez de hacer el amor... aquí los ajustes de cuentas son absurdos y se asesina por poca cosa; nadie sabe lo que debe... pero todos nacemos endeudados por culpa de nuestra pobreza...


Ninguno aprendió nada de los mensajes que nos dejaron las guerras y las muertes de los grandes capos o mafiosos... las jóvenes se resignan a trabajar porque los que tenían dinero: están muertos o extraditados. El erotismo marca a las elegidas y otras se venderán por un salario miseria en fábricas. Las ciudades perdieron su encanto original, al modernizarse. Se embellecieron los espacios, pero se perdió el concepto hogar, familia, espacio propio. No existe peor pobreza, que una absurda riqueza.


El olor del trabajo, a honradez, en nada se parece a la fragancia que expelen las pieles de los ricos.


He visto niños, adolescentes y adultos, colgados del árbol de los suicidas. Aquí un levantamiento forense se confunde, con una recolección de basura. El miedo se enmaraña con el terror, pero nadie ve ni dice nada. El silencio es otra forma absurda de cárcel.


Nuestros niños se conforman con imaginar el sabor de una donut o dona, de un delicioso helado... nuestros paladares solo conocen el sabor de los granos, las carnes baratas y los aceites rancios.


Mi vida ha sido como el tarro de galletas tamborilero, con el que le puse ritmo a mis pasos de niño o la caja de bocadillos que tiraba con una pita, creyéndome un tractomulero... a veces bombero conductor de un carro de policía. No fue fácil aprender a soñar en grande, porque nunca fui a un reformatorio o a una cárcel para adultos para hacer mi magíster o especializarme en el arte de la supervivencia... tampoco tuve a una puta meretriz por institutriz, para que me enseñara a robar o a hacerme hombre odiando... porque el odio fortalece la piel de los músculos, pero transforma al cerebro en una argamasa murte.


Aprender a no matar o a no prostituirse, eran promesas difíciles de cumplirle a los padres. Vivir el día a día, era y sigue siendo, el salir a pescar con carnadas vivas. Nuestra ciudad se dividía en dos; ahora es un confuso minifundio, distribuido en territorios. Unos jugamos a ser buenos y otros prefieren hacer, siempre de malos. Ya no sabemos quiénes son los ladrones, ni quiénes son los policías. La sociedad es una cloaca. Somos una Repúbliqueta estrato cero. Ya no se puede creer en la prensa, ni en los medios, ni en la derecha, ni en la izquierda, ni en el centro. Somos peores que lobos transformados en chacales.


Cuando me paro al borde del abismo y contemplo el culo del infierno, tomó conciencia que los poemas, son más que diabólicos versos de fuego. He visto brillar algunos textos cual quasares. Hay poetas más sabios que la Biblia, pero nos olvidamos de beber su sabiduría. Buscamos sosiego y luz, cobijados con pieles de mujeres que siempre se ofrecen al mejor postor. Nunca he sabido si el sexo para nosotros es una puerta de escape, alas para escapar de este absurdo surrealismo o un psicotrópico para soportar el tedio.


La gente siempre ha muerto y el mundo sigue igual. Hay holocaustos absurdos que han estrujado al mundo, pero simplemente al pasar la hoja, el recuerdo se transforma en una imagen trasnochada. Ya no hay líderes, porque se acabó la inocencia del viento. Cuando contemplo la ciudad al amanecer, siento miedo del monstruo que se despierta. Salimos a recorrer el día, a descubrir la vida, con el alma en agonía o muerta.


He visto unos viejos tomando el sol, jugando parqués, otros toman aguardiente, otros unas cervezas... aquellos café caliente. El silencio de sus alegrías es muy diferente. Sus lágrimas se enredan en invisibles telarañas. Se consideran afortunados ganadores, por haber llegado a viejos. Envejecemos más rápido porque somos tratados cual motores maltratados y sin mantenimiento. Somos azotavidas, azotacaminos que pasaron sin dejar huellas ni grandes recuerdos. Simplemente el recuerdo de algunas imágenes sentimentales, por las que serán recordados por sus hijos.


No somos más que animales a quienes nos enseñaron a orar, a fornicar, a trabajar cual bestias y a producir mierda como máquinas.


No sé cómo pude sobrevivir o escapármele a la pobreza. Besé bocas y amé vaginas de poca plusvalía... pelee mis propias guerras en el monte y en la ciudad, que siempre fue más peligroso. Aprendí a odiar tanto como quienes vieron violar a sus hermanas o abrirle el vientre a sus madres preñadas para encenderles trapos con gasolina; otros vieron castrar o descuartizar a sus padres o hermanos... esos niños se transformaron en monstruos que viven desde entonces, cual fieras en del monte... hace más de 50 años desde los púlpitos, algunos curas conservadores arengaban que asesinar a un liberal nuera pecado... así evolucionó la violencia, muto de pieles... pero el odio es amargo... esos niños dejaron de ser humanos hace mucho... como cientos de guerrilleros urbanos que se cansaron de ver cómo se prostituían sus hermanas, novias o amigas, como única opción de escapar o ignorar a la pobreza, por unas horas o días... hay raíces demasiado profundas, que no podemos ignorar por más tiempo. Si en verdad existe voluntad política para exterminar a esas diabólicas vaginas, que abortan engendros clonados día tras día, no podemos ignorar las raíces de muchas historias.


Me cansé de luchar, para evitar ser atropellado; de ver en los ojos del viento, la mirada de la muerte. La muerte se recicla aveces con un rostro bello y en otras ocasiones, como una parca desdentada y envejecida como una bruja. Una carroña no puede seguir siendo: metáfora de la vida. Para poder volar hacia el sol, necesitamos alas que no se derritan como las de Ícaro. Ya no me importa el tiempo de las expectativas de vida, sino la calidad de vida. Me voy a despojar de esta tristeza que me ha acompañado, por tanto tiempo. No podemos educar a nuestros hijos como basura reciclada. No quiero ver más sus sueños enredados a los cables de luz, cual cometas. Deseo rescatar y revivir, los sentimientos muertos. Quiero que los jóvenes se ufanen por ser hombres y no ladrones asesinos, así sean el orgullo de sus madres.


No deseo ver construir más covachas, para criar hijos cual cerdos. Que el frío atraviese como la luz, las rendijas de las paredes, construidas con tablas viejas y cartones de desecho. No soporto que el odio sea más la bandera de nuestros sueños; que nos levantemos tarde para dormir el hambre o que los sueños de los jóvenes dependan de la mariguana, licores baratos o del basuco. La voz de este mensaje puede ser de paz o de guerra, porque estoy cansado que me maltraten, como un animal que sólo conoce la hambruna y el látigo.


Yo sé lo que es dormir a la intemperie en una ciudad fría como la capital o amanecer sobre la banca de un parque. Yo sé lo que es recibir una mirada desprecio, al solicitar una limosna. He vendido sangre y me he parado por horas con hijo enfermo, aguardando por una droga misericordiosa. Yo he vivido la malparidez de la pobreza. Hay pobres entre los ricos y ricos entre los pobres, pero el dolor, el odio y la muerte, son lo mismo para los unos o para nosotros. Sólo tuve un poco de dinero para intentar aliviarle el dolor o haber intentado arrebatarle a mi madre, a los brazos de la muerte.


Yo vi agonizar a mi padre, resignado a la risa burlona del dolor. ¿Y el malparido dinero, para que? ¿Para qué el dinero o la riqueza de algunos familiares? ya la oscuridad se devora a unos... hay silencios familiares que avergüenzan a otros... ¿serán ellos ciegos y estúpidos, como los "hermanitos menores"? el dinero demencia y enceguece.


Los absurdos de mi aventura existencial, son huellas sobre la piel de unas páginas en blanco. Escrito con esa sudor de mi sangre y mis miedos. Las lágrimas de mi carne, se transformaron en felicidad entre sombras y maleza espinosa. Sé que no soy más que un talego de sueños, vacío por estar desfondado como mis bolsillos. El amor ha sido mi guarida, más que un refugio. Me siento cansado y con el pecho adolorido. He escuchado tanto de la muerte, que ya me siento familiarizado con ella. Mi alegría es triste, como pérdidas o equivocadas están mis esperanzas. Dicen que estoy loco, que soy un maniaco depresivo... pero estoy cansado de vivir entre cumbres y abismos, como un barco bipolar en altamar...


No sé si este testimonio escandalice a alguien. No son más que palabras fruto de la desidia y del hartazgo. No podemos heredarles un basurero por mundo, a nuestros nietos. Pedirles perdón, jamás sería suficiente. No podemos seguir sacrificándonos, para privilegiar a unos pocos. Sé que la soledad es peligrosa, para enfrentarnos desnudos a la demencia de la realidad. No nos derrumbemos, sin pelear. No nos suicidemos más, en guerras fratricidas. Comencemos a descontaminar a nuestros corazones. No podemos seguir muriéndonos, frente a la indiferencia de hombres transformados en piedras o apáticos muros. Rompamos los eslabones de estas cadenas. Aprendamos a volar como animales con alas y a soñar como los muertos, que prefieren no despertar, para no conocer más humillaciones.


Encendamos luces en nuestros corazones; sacudámonos unos a otros, hasta que despertemos. Regalemos besos y abrazos, hasta que germine el amor como una primavera universal. No creamos más en esas estadísticas que comprueban, que si un millón de personas mueren de hambre y una persona gana para comer un millón de veces, todos han comido… es difícil sobrevivir con dignidad, con salarios de hambruna. Creo en la teología del amor. Todo lo que se necesita es humanizar y compartir un poco de amor. Todo lo que se necesita es un poquito de amor.



Héctor “Animal de Vuelo” Cediel

Seudónimo en homenaje a nuestro compañero Javier Huérfano

2009-07-27

Mundo Increible

by Victor M. Ceballos



ACERCA DEL LIBRO

MUNDO INCREÍBLE está escrito para entretener y despertar interés en la humanidad especialmente a los jovenes que son quienes habitaran este planeta cuando ya nosotros no estemos aquí y tendrán que enfrentar cataclismos y problemas heredados por sus antepasados.

Este libro se encuentra lleno de personajes muy pintorescos, tiene momentos alegres, tristes y emocionantes que le brindan al lector un tiempo entretenido e interesante.

En MUNDO INCREÍBLE los jovenes asignados a la misión desempeñan una labor llena de peligros, hazañas y aprendizajes a lo desconocido, tienen una experiencia vivida en sus cortas edades que los llenan de emociones y temor al mismo tiempo.

Algunas personalidades en su inocencia desempeñan papeles de picaros y malvados que con sus maldades dan un toque de risa a esta lectura. Estos niños defensores de la humanidad luchan por el bien no solo de ellos sino de todos poniendo sus vidas en peligro y luchando contra la oscuridad para derrotarla.

Puedo estar casi seguro que el lector agobiado por los problemas y alterado por la vida diaria, tendrá momentos de relajamiento y tranquilidad al poder trasladarse mentalmente a un mundo de fantasía y poder recordar y sentirse como si estuviera viviendo la trayectoria leída.


ACERCA DEL AUTOR


Nací en Cuba una pequeña isla en el caribe que por sus hechos políticos a sacudido los medios de comunicación por largos años. Desde pequeño siempre tuve la inquietud y el desvelo de pensar y preocuparme por el camino que el ser humano conduce, sabía que ni la política , religión o ninguna organización social económica podría traer cambios de bienestar a la raza humana.


El hombre remplaza instituciones religiosas y de partidos políticos esperando encontrar y resolver sus problemas que nunca acaban sino se agravan mas; la ambición y la falta de interés hacia los demás a dado por resultado que el amor interno con el que nacemos se haya perdido. Nuestros niños se nutren y rellenan sus cerebros con juegos, informaciones y entretenimientos que nuestra sociedad egoísta bombardea diariamente sin importarles el bienestar de nuestra sociedad, solo el dinero les preocupa.

Si queremos un mundo limpio y diferente tenemos que empezar a cambiar dentro de nosotros mismos.

No interrumpamos esa fantasía que los pequeños poseen y que aunque nos parezca absurda puede llegar a ser real; todos los adelantos que tenemos en la tecnología fueron ideados por personas que añoraban y deseaban algo que para aquella época era ilusorio y fantasioso.

Lo irreal deja de ser fantasía hasta que encontramos algún medio o tecnología para llevarlo a realizar . No pongamos patrones y reglas que manipulen los cerebros de nuestra niñez y rompamos esos canales naturales con que contamos cuando nacemos, nuestros pequeños están siendo programados a una forma de vida que no nos ha conducido a nada.

Espero que este libro les interese a nuestros jovenes y que despierten esa fantasía que tenemos guardada y que por lo menos tratemos de salvar este planeta que cada día se enferma mas.

Me gustaría antes de dejar de existir y abandonar este cuerpo físico ver al ser humano tomar conciencia de lo que está.

...........

Mundo Increible

102 pages; quality trade paperback (softcover);
catalogue #08-1151; ISBN 1-4251-8651-3;
US$11.50, C$11.50, EUR7.86, £5.94


PERU/CHILE: ENCUENTRO BINACIONAL DE POESIA 09

tacna/arica julio 25, 26 y 27

mesas de lectura
conversatorios
exhibicion y venta de publicaciones


organizan: cinosargo (chile)
naveburdel (peru)

contacto:

Daniel Rojas Pachas (chile): carrollera@hotmail.com
Cristian Astigueta (perú): dioserpiente@hotmail.com


mas informacion en cinosargo.cl.kz


Programa.

TACNA

Sábado 25 de julio en Tacna:

Mañana y tarde: UPT


ARICA.

Domingo 26 de julio: Centro de la Ciudad de Arica.

Mañana de 10:30 a 14:00 horas; Anfiteatro de la Casa de Cultura (frontis de la Ex-aduana)

Tarde de 18:00 en adelante: Casa del arte -Baquedano 281 esquina con Sotomayor

Lunes 27 de julio en Arica: Universidad de Tarapacá (Campus Saucache)

Mañana de 10:00 a 14:00 horas: Hall central de la Universidad de Tarapacá -Campus Saucache.

Tarde de 16:00 a 19:30 horas - Sala centenario (Campus Saucache de la universidad de Tarapacá)



Días y revelaciones vitales en
la novelística de Manuel Marín
Lic. Miguel Fajardo Korea
Premio Nacional de Educación de Costa Rica, 2008
miguelfajardokorea@hotmail.com


La producción narrativa del costarricense Manuel Marín Oconitrillo (Guanacaste, 1970) continúa creciendo. Inicia con su cuentario “Cerrando el círculo”, 1993; “Fábula de los oráculos”, 1997; “Confabulaciones”, 2007; “De bestiis”, 2007 y, ahora, suma su segunda novela “El día de la tercera revelación”, 2009. Casi todas sus obras han sido editadas en Europa por la afamada editorial Lulu.com

Manuel Marín Oconitrillo es un notable narrador costarricense. Nació en Cañas, Guanacaste, Costa Rica. Estudió música, con énfasis en canto en la Universidad Nacional y en Universidad de Costa Rica. Posee un respetable trabajo de alta proyección internacional. Reside en Alemania desde el 2000, donde es miembro de la Ópera de Colonia. Su repertorio incluye conciertos y oratorios. Desde ese contexto, ha dado a conocer valores de la música y la poesía iberoamericanas, tanto en discos y recitales, como en programas de radio y televisión.

“El círculo imposible” (Lulu.com: 2008) es un libro de ensayo que contiene un acercamiento a la narrativa de Manuel Marín, bajo la autoría de Julieta Dobles, Herbert Espinoza, Mauricio Vargas y Miguel Fajardo.

“El día de la tercera revelación” (2009: 209 páginas), cuyo título es de una gran riqueza semiótica, desde otras instancias discursivas, tanto místicas como religiosas, es una novela editada en Inglaterra y está compuesta de 10 capítulos. Su título es absolutamente nominal y está pleno de simbolizaciones. Dicho incipit es un condensador de sentido, donde se van redescubriendo las intrigas y los apasionamientos interiores de los personajes en relieve.

Esta novela maneja dos planos narrativos: por una parte, la muerte de la abuela y, por otra, las travesías polifónicas del narrador. Las categorías omniscientes y protagonistas son los hilos conductores del discurso novelístico.

En mi criterio, otro de los aportes de esta novela, es que posibilita una lectura de cuadros o escenas, focalizados con diversidad de contextos y nudos de expresión, lo cual le confiere otra faceta discursiva, ya que diversifica su corpus, con temas centrados en la corporalidad, la máscara, la nostalgia, la ceniza, la soledad, el machismo, la casa, la burocracia, los amantes, los incendios, la duda, Dios, el sexo, los burdeles, las meretrices, el amor, el tiempo, el diablo, las recetas, los mitos, las leyendas, la ceniza o los disvalores, entre otros.

La obra establece una inespecificidad en los acontecimientos. Es decir, la novela gira desde el acá de un espacio geográfico nostálgico, primigenio, que se desea recuperar como es la Villa a la orilla de las cañas del río, que debe leerse como CAÑAS, por ello, en esta novela, Cañas se universaliza como geografía novelística. En este espacio, se encuentran los orígenes del narrador. Es una topología del regreso.

Paralelamente, existe un allá ubicuo, cuyas diversas menciones incluyen espacios como Nicoya, Puntarenas, China, Barcelona, Alemania, Rusia o Francia, entre otros. Esa inespecificidad le confiere un continuo movimiento y cambios espaciales y actanciales a los tonos discursivos abordados. Por lo tanto, la ubicuidad geo-espacial es otro de los presupuestos estéticos que incorpora el novelista guanacasteco.

La muerte de la abuela Claudia es el plano narrativo central. De hecho, Antonio se convierte en su confidente y es la voz que le da expresividad y relata, desde sus propias incertidumbres y temores, la intensa historia de la abuela. Es él quien conoce las tres revelaciones de la abuela. El lector deberá descubrirlas cuando lea el libro.

El recordar selectivo y la incorporación de los sueños son dos de las técnicas sobre la cual se vehiculiza el discurso en esta segunda novela de Manuel Marín. Las idas y regresos del narrador han ido atesorando facetas vitales desde la villa situada a la orilla de las cañas del río.

Por tal razón, la novela es circular desde la óptica del recordar selectivo, pues inicia y concluye con el mismo acontecimiento: la muerte de la abuela, después de una vida longeva. Mediante el recordar selectivo, Antonio teje su discurso sobre la traza vital de la abuela Claudia: “No pude sentir su peso, infinitamente más liviano al de pocas horas atrás, como si lo que tuviera ahora entre mis brazos fuera solo su recuerdo” (p. 209). En ese sentido, es importante esta novela de Manuel Marín, por cuanto la vida de la abuela Claudia se construye o reconstruye como un texto familiar, en una época histórica cuando se manejaban otros presupuestos éticos.

Dedica especial reconocimiento a la llegada de la cultura china y, de hecho, la historia de Mei Li es uno de sus puntos decisivos de la presencia china dentro de la cultura, tanto guanacasteca como costarricense.

Por otra parte, la novela aborda la existencia de prácticas patriarcales y es a los lectores a quienes les corresponde confrontar dicho discurso con la realidad cotidiana. Se habla sobre DIOS y se incorpora diversos intertextos bíblicos e interdiscursos religiosos. En un momento, al final de la novela se afirma “no puedes amar a tu Dios, si no te amas a ti mismo”.

Como contraparte, la mujer del diablo ocupa un cuadro discursivo con un planteamiento erótico y sexual, que puede leerse desde la página 109 hasta la 111.

En este “dossier” o archivo, que es la novela de Manuel, se aborda el tema de las dudas existenciales: “Si el universo es infinito, ¿cómo es que sí tuvo principio, y si tuvo principio, cómo es que no tiene final, por ser infinito, como la eternidad” (p. 63).

Se tematiza, además, sobre el laberinto de los trámites burocráticos que alguna vez nos ha correspondido enfrentar en alguna institución gubernamental, donde, a veces, los desplantes de indiferencia en la tramitología están a la orden del día, cuando nos piden sellos, firmas, un visto bueno, etc.

El nudo de expresión de los amantes, como una voz en la memoria, ocupa un gran espacio en esta obra de Marín. De hecho, la primera revelación de la abuela se centra en ese tópico. Como la obra es un viaje a la recuperación de los recuerdos, dicho tema se contextualiza en otra época diferente de la actual; por ello, las connotaciones semánticas de dicho término son fuertes.

En otro orden, el sexo, como objeto, centraliza numerosas disquisiciones discursivas. La carnalidad, la eroticidad, la corporalidad y el sexismo son vectores en la relación de semiosis de dichos conceptos. Su abordaje es un tono reflexivo para que se adquiera concienciación de lo negativo que es focalizar una relación amorosa, únicamente en el plano sexo-objeto, toda vez que, en la plena condición humana, debemos ser sujetos y no objetos de placer.

Es importante mencionar la relación dicotómica casa/cuerpo dentro de la simbólica cultural: “Todo allí la recordaba, la habitación se había vuelto parte de ella haciéndome sentir en su vientre, una parte de la casa que tenía vida propia y se regía por sus propios caprichos” (p. 152). Aquí sucede una simbiosis, en la que el texto se visualiza y, por otra parte, la imagen se textualiza.

Los personajes de esta novela experimentan una gran soledad “como humanos hacemos solo aproximaciones” (p. 111). Asimismo, se insertan referencias sobres mitos y leyendas (pp.56-57); la receta del cocodrilo a la creole (p. 61); pasajes de los rosarios (p.206-207). Lingüísticamente interesantes los ocho términos que incorpora del náhual, a saber: papalotl, papalote; cihuatlaixnamic, amante; ilamatli, mujer adulta; namictli, esposo; oquichhuac, mujer casada; mixiquic, mujer embarazada; quetzalcihuiatl, mujer hermosa.

En síntesis, EL DÍA DE LA TERCERA REVALACIÓN, segunda novela del escritor costarricense Manuel Marín (1970) es un texto que establece un notable aporte a la narrativa centroamericana, por ello, merece la atención de los lectores de cualquier parte, interesados en encontrarse con otros abordajes del discurso narrativo en esta época de glocalización, en el buen decir de Néstor García Canclini.

Manuel Marín entiende que se puede construir la guanacastequidad como una toma de conciencia estética de sus orígenes, del núcleo estelar de la sociedad: la familia, y lo establece a partir de un espacio geográfico que lo reinspira, la Villa a la orilla de las cañas del río, en la memoria histórica del Guanacaste Eterno.

Lic. Miguel Fajardo Korea
Costa Rica, invierno 2009
miguelfajardokorea@hotmail.com

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal