Revista sobre Literatura, Artes y Espectaculos, Periodismo y Comunicaciones de HISPANORAMA

Image and video hosting by TinyPic

Lecturas Recomendadas sobre Literatura Hispánica

DESDE LA TIENDA DE LA EDITORIAL IBEROAMERICANA "ALICIA ROSELL"

OS RECOMENDAMOS LAS OBRAS DE NUESTROS AUTORES.

--

http://tienda.aliciarosell.org/index.php?route=product/product&product_id=53



Radio Hispanorama Literario On Line


 Emiro Durán Márquez recibió 


la Orden Juan Crisóstomo Falcón




                                                                                                                                   Por José Millet.

Ayer estuvimos de plácemes por muchas razones: la vigilia realizada cada víspera del día de “la siembra” del Padre Cantor del Pueblo Venezolano Alí Primera se realizó con alegría y música en la última casa de vivienda del “vientre sonoro” de su madre Carmen Adela Rosell. Este inmueble fue convertido en Casa Museo,  fruto del trabajo mancomunado de muchas personas y de instituciones, como el Instituto de Cultura del Estado Falcón (INCUDEF) que preside el Poeta Simón Petit, amigo del entrañable del cantautor nacido en Coro en 1941. Esta vez tampoco  participamos en la Marcha de los Claveles Rojos que se produce en la mañana del día siguiente, porque  optamos por  estar presente en los actos oficiales con que se conmemora la insurrección agraria y popular desencadenada en Coro el 20 de febrero de 1859 con el liderazgo de  Ezequiel Zamora, la que la historiografía tradicional se empeña en seguir llamando “Guerra de la Federación”, para opacar el reclamo resumido en la consigna “Tierras y Hombres Libres”, esencia de aquel movimiento revolucionario enfrentado a la oligarquía terrateniente que se había apoderado del país, luego de despojar de sus tierras a los valerosos soldados del Ejército Libertador de Bolívar y de muchas otras personas del pueblo venezolano. Así lo subrayó en su discurso el Orador de Orden del acto central, el Sociólogo Elías Jaua Milano, Vicepresidente Ejecutivo de la República Bolivariana de Venezuela, quien recibió la Orden Esequiel Zamora, en su Ùnica Clase, en Homenaje permanente el nombre del  General del Pueblo Soberano.


A la alegría de haber concluido la edición del Cuaderno de Avances número dos del Atlas Etnográfico del Estado Falcón, la que fue entregada a la Imprenta Omar Hurtado para su salida el pasado fin de semana, se sumó un verdadero acontecimiento histórico que es objeto de la presente nota: la entrega de la Orden Juan Crisóstomo Falcón a nuestro colega y amigo, el profesor Francisco Emiro Durán Márquez,  historiador, arqueólogo e incansable luchador social desde la trinchera de la investigación científica y de las ideas del empoderamiento del pueblo de su realidad presente mediante el empleo de sus poderes creadores proporcionados por los saberes y las ciencias milenarias. El calificativo de histórico lo empelo en su acepción exacta de que debe convertirse en un hito que marque la diferencia de este proceso revolucionario que encabeza el Comandante Hugo Chávez de que sin ciencias, no hay desarrollo de la sociedad y la mayor cuota de felicidad posible en que se empeña alcanzar la sociedad ideal de la justicia es aquella en que el hombre es una criatura entera y plenamente libre. La liberación se obtiene por la transformación del sistema económico-social regido por el capital y basado en la explotación del hombre por el hombre y el camino no sino el de la luchas por su transformación radical, su hundimiento definitivo en el basurero de la historia.


Nuestros países del Tercer Mundo tienen potencialidades inexploradas y sus fuerzas ocultas deberán ser activadas, inteligente y sistemáticamente, para que marchemos en la dirección correcta y acertada que nos conduzca a esta liberación. Una de las claves es el desarrollo de niveles de conciencia social en las masas para que terminen de asaltar las estructuras podridas del viejo aparato de dominación burgués, para dar paso al nuevo orden social. Esa conciencia social de las masas se alcanza por diversos medios y modos, entre los que se destaca el trabajo científico aplicado al estudio de la historia, la sociedad y el hombre. Los trabajadores que han dedicado su vida a tan noble empeño deben gozar del máximo reconocimiento social y a esto nos referimos cuando subrayamos la importancia de que hechos como la imposición de esta y otras condecoraciones se entreguen consecuentemente y según un plan riguroso a hombres del pueblo consagrados --igual que Emiro-- a estos menesteres y que nunca aparecen en las listas de los “hombres de ciencias” que elaboran los “doctos” y honorables miembros de las Academias.

Nos alegró que, entre los innumerables cultores populares hubiese sido distinguido con esta orden el destacado músico Víctor Castro, integrante de la agrupación  Salveros de San Hilario, compositor y lutier de Curimagua, recibida en su nombre por su hijo Víctor Paz.  Hubiese saltado del palco de cují que elegí para ver los actos protocolares si junto a Víctor y Emiro le hubiesen sido conferida semejante distinción a algunos de los Maestros del Barro, cuyos saberes ancestrales se están perdiendo, sus vidas apagando por el peso del calendario vital y que gracias a cuyas aplicaciones la ciudad de Coro y su Puerto La Vela fueron inscriptas por la UNESCO en su famosa Lista del Patrimonio de la Humanidad... El tema ha sido ejemplarmente tratado por Francisco Emiro Durán Márquez en un texto que le entregó ayer a las autoridades gubernamentales y políticas que encabezaron el Presídium de la efemérides de la capital del Estado. Entre ellas estaban la Lic. Stella Lugo, Gobernadora del Estado Falcón; el Comandante Fernando Soto Rojas, Presidente de la Asamblea Nacional;  el Ministro de la Defensa, General Carlos Mata Figueroa, y el Lic. Jesús Montilla Aponte, diputado  por la región en ese misma Asamblea Nacional parlamentaria.   Ese texto resume, filosòfica, cientìfica y poéticamente, ideas que hemos estado compartiendo varios compañeros  estos últimos días, a propósito del necesario análisis de lo sucedido aquí como consecuencia de un grupo de factores que se han dado cita para afectar seriamente el patrimonio edificado en barro en las dos mencionadas ciudades, en los tres últimos meses de prolongadas e intensas lluvias…


Emiro merece esta y otras distinciones por su labor científica al lado del padre de la Arqueología contemporánea de Venezuela, José María Cruxent, y al frente del Centro de Investigaciones Arqueológicas, Antropológicas y Paleontológicas (CIAAP) que contribuyó a fundar, y a cuyo frente se ha mantenido hasta el presente, a pesar de haberse jubilado de la Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda. Nuestro amigo nos ha brindado una invalorable apoyo para sentar las bases de una obra científica pionera en su enfoque y aplicación de herramientas metodológicas: el Atlas Etnográfico Cultural del Estado Falcón, cuyo primer Cuaderno de Avances vio la luz pública en el 2009 gracias al apoyo financiero del Centro Nacional de la Diversidad Cultural a través de su sede regional ubicada en La Vela. Tanto este primer cuaderno monográfico dedicado a Las Turas, como otros importantes temas pueden ser visualizados y leídos  por los interesados en diferentes blog, web site y redes sociales donde han sido publicados a la espera de una publicación definitiva en soporte impreso.  En la obtención de la data y su procesamiento sistemático, el Centro de Investigaciones Socioculturales de INCUDEF que me honro en dirigir ha contado con la valiosa contribución de la UNEFM, a través del CIAAP  y del Instituto Cubano de Antropología (ICAN), que dirige en la República de Cuba el Maestro Jesús Robayna Jaramillo.


Sirva esta nota para extender la felicitación más sincera a los familiares del profesor Emiro Durán, con quienes varios de sus amigos, colegas y discípulos,  compartimos durante la tarde ayer este importante triunfo de esta persona tan sencilla, humilde y especial que ha dejado profunda huella en la historia de las investigaciones humanísticas y sociales en Venezuela y, especialmente, en el Estado Falcón, donde su participación fue decisiva en los trabajos preparatorios para la solicitud de inscripción del importante conjunto de valores excepcionales que condujeron a que la ciudad Coro y La Vela fuesen incluidas por la UNESCO en 1993 en su lista de Patrimonio de la Humanidad. Luego de extender el compartir con la familia de los distinguidos biólogos y también profesores retirados de la UNEFM los esposos Francisco Yegres y Nicole Richard, nos fuimos con Encio Provenzano, Emiro y Yegres a La Vela a encontrarnos con el Poeta César Seco, su esposa Argelia Malaver y ese tronco glorioso de guerrillera que es la madre de nuestro querido hermano Humberto Clark.


J.Millet

Red de Escritores Socialistas de Venezuela
Presidente de la Fundación Casa del Caribe

Coro, febrero 21.2011. 

0 sugerencias de los oyentes:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal