Revista sobre Literatura, Artes y Espectaculos, Periodismo y Comunicaciones de HISPANORAMA

Image and video hosting by TinyPic

Lecturas Recomendadas sobre Literatura Hispánica

DESDE LA TIENDA DE LA EDITORIAL IBEROAMERICANA "ALICIA ROSELL"

OS RECOMENDAMOS LAS OBRAS DE NUESTROS AUTORES.

--

http://tienda.aliciarosell.org/index.php?route=product/product&product_id=53



Radio Hispanorama Literario On Line

Archivo cultural


Alternativos 


 Ricardo Nill frente a un mural de su autoría. 
 
Ricardo Nill:
Bellas Artes, Arquitectura y Docencia, 
unidas en un mismo destino.
 
Por Marina Nill
 
Su propio padre fue forjando su destino en las bellas artes desde su infancia, sin saberlo; quizás, con la única intención de compartir un acto creativo que a él mismo lo colmaba de satisfacción. Cuando tenía alrededor de cuatro años, por las noches y los fines de semana, lo sentaba a su lado y le mostraba lo que pintaba y cómo lo iba pintando; además, le regalaba cajas de acuarelas gigantescas, “que ahora valdrían una fortuna”, según sus propias palabras, “porque tenían cien colores y eran importadas”. 
 
Cuando tenía cinco años, le hizo una maqueta de madera, de grandes dimensiones, de una ciudad entera: con sus iglesias, sus casas, su puerto, su aeropuerto con los aviones, tenía un canal donde estaban los barcos, y los barcos. A los seis años, en los viajes a Corrientes que hacían en familia, le hacía llevar un cuadernito donde el niño iba dibujando las casas le gustaban a su padre y a veces las que le gustaban a él también, y de esa empezó a dibujar casas, rejas, portones…, y de alguna manera, espontánea, involuntaria, la arquitectura y las bellas artes se dieron la mano para comenzar a transitar un sendero juntas. 
 
Nieto de un alemán del Volga por parte de su padre, y de un correntino de Caá Catí, de parte de su madre, Ricardo Nill nació en Resistencia (Chaco), en agosto de 1947. Fue el segundo de cuatro hermanos, de los cuales solamente dos heredaron el talento para las artes de su padre, Francisco Nill. Continuando con su formación artística, cuando tenía doce años, su padre le pagó un curso por correspondencia, de la Escuela Panamericana de Artes. Allí, sus maestros fueron Pratt, Bresca y Roux, entre otros, “gente que en su momento era muy importante y ahora quedaron como la mitología del arte, más que nada de la historieta y de la pintura”. Desde los 18 hasta los 20 años estudió con Iván Sagarduy y Ricardo Jara en el Taller Libre de la Academia de Bellas Artes, y más adelante, con Oscar Sánchez y Rodolfo Schennone, en el Taller de Artes Visuales, del cual fue director en los primeros años del 2000.  
 
Desde 1971 ha realizado más de un centenar de exposiciones en Resistencia, Corrientes, Posadas, Mendoza, Buenos Aires y Asunción del Paraguay, logrando varios premios, entre ellos: la Mención Especial del Jurado en dibujo, salón Nacional del Inmigrante en Resistencia (1978); la Primera Mención Especial dibujo, Salón Bienal de Artes Plásticas en Resistencia (1981); y el Premio Provincial en dibujo, Salón Nacional del Banco de Galicia en Resistencia (1988). Su disciplina de trabajo arrancó siendo el dibujo, pero en los últimos años empezó a integrar sus muestras con instalaciones y objetos relacionados con el arte conceptual. Entre las últimas, valen destacar la instalación “Los pájaros de Kosovo” y la muestra “Los pensamientos de la gente” (1999). Por la misma fecha, incursionó en la dramaturgia, con las obras “El guardián del perro”, “Un café con Leonardo” e “Iván se fue al sur”. 
 
En 1978, Sigwert Blum, crítico de arte del diario alemán “Argentinische Tageblatt” lo felicitó por su obra. “Para estar en el arte, se necesitan dos cosas: talento y manejo de la técnica. Usted tiene talento, que es muy difícil de conseguir, pero le falta pulir su técnica. Mi recomendación es que trabaje sobre su técnica”, fue su recomendación. En la misma época, los responsables de las galerías Bonino (que en ese momento era la más importante de Buenos Aires) y Pozzi (una galería de arte muy importante por la avenida Santa Fe de Buenos Aires), le advirtieron que “para estar en esto, no tiene muchos caminos: tiene que venir a Buenos Aires y quedarse a vivir acá, y los jueves, viernes y sábados, recorrer todas las exposiciones para hacerse amigo de los artistas y para que lo conozcan los críticos y exponer una o dos veces al año en galerías importantes y participar en salones; o se queda viviendo en su provincia y desde allá manda de vez en cuando a los salones, pero tiene que saber que va a ser un artista de provincia y que con suerte lo van a reconocer en su provincia y con suerte en alguna otra”. “Yo ya estaba casado y tenía mi hija más grande; para mí era imposible renunciar a mi trabajo e ir a Buenos Aires porque no estaba solo. Así que tomé la decisión de quedarme en mi provincia. Pero es una decisión que no me dolió: yo creo que las cosas se construyen de a poco, y que si todos nos fuéramos, acá no quedaría nadie”, asegura Nill, que continúa hoy día con un arte que “para algunos, es casi un arte dominguero: de lunes a sábados me dedico a la universidad, pero así como Batman a la noche se pone su disfraz y sale a la calle, los fines de semana yo me pongo el disfraz de artista plástico y me dedico de lleno a dibujar y pintar. Aunque en los últimos años no haya mostrado mucho, tengo una producción importante, que en su momento la voy a mostrar”, promete. 
 
También celebra la aparición de Internet. “Creo que Internet abrió las fronteras: en Facebook tengo un sitio exclusivo para parientes, amigos y colegas, pero estoy pensando en abrir otro, exclusivamente para mostrar mi obra, quiero que sea abierto a todos, para los 400 millones de personas que están en el Facebook. Creo que una galería más importante que ésta, en este momento no hay”.
 
Nill, que se recibió de arquitecto en los `80, lleva casi 20 años ejerciendo en la Universidad , otra de sus pasiones: fue Director del Taller de Artes Visuales de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Nacional del Nordeste, donde se desempeña como profesor en las carreras de Diseño Gráfico y Arquitectura; fue Secretario de Extensión y Transferencia y actualmente es Director del Área de Diseño de la Facultad de Artes, Diseño y Ciencias de la Cultura , de la Universidad Nacional del Nordeste. “Es un trabajo que me gusta, en el que estamos construyendo las futuras carreras de la nueva facultad”, destaca. 
 
“Una cosa que charlaba mucho con Iván Sagarduy era sobre la autenticidad”, recuerda Nill. “Picasso tenía una frase que a mí me gusta mucho; él decía que “copiar a los demás es inevitable, copiarse a si mismo, es mezquino". Yo eso lo tengo muy grabado, y humildemente, creo que no me estoy copiando. Además, estoy contento con lo que hago, porque creo que es auténtico: un camino muy personal, no estoy copiando a nadie, ni tengo urgencias por vender lo que hago”.
 
¿Estás haciendo algo alternativo y lo querés difundir?
¡¡Avisanos!!

 ***
MARINA NILL FORMA PARTE DE LA VOZ DE LA PALABRA ESCRITA INTERNACIONAL E HISPANORAMA LITERARIO DESDE SU FUNDACIÓN EN 2008. ¡GRACIAS, MARINA NILL! 

 

0 sugerencias de los oyentes:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal